Archivo de la etiqueta: Misión

Testimonio misionero: Nueve años en Perú

Nueve años en Perú

Voy a cumplir nueve años en Perú. Probablemente los mejores de mi vida sacerdotal. Confieso durante horas y horas. Predico la Palabra de Dios a los pobres que tienen más hambre de Dios que de pan. Transmito consuelo en nombre de Cristo. Soy testigo de los milagros que la gracia de Dios realiza constantemente. El Señor, por medio de mi ministerio, sana corazones desgarrados y venda sus heridas…

¿La única desazón? Que no se llega. Que la mies es mucha y los obreros pocos. Que faltan manos para hacer el bien, labios para predicar y consolar en nombre de Jesús, corazones para amar gratuitamente a los más desfavorecidos y humillados… He ido a dar. Pero es mucho lo que recibo. Ante todo, porque el Señor te da el ciento por uno. Además, porque eres feliz cuando te desgastas por amor. Pero están también las “añadiduras”: los pobres son agradecidos y te rodean de afecto. Hay sonrisas que valen un Potosí. Hay detalles que colman el corazón…

Puedo deciros que soy feliz en la misión. Si algo falla es por mi impotencia y por mi falta de generosidad. Pero también esto se lo entrego al Señor y Él suple.

Tan solo os pido que no cerréis el corazón a la misión ni a los pobres. Amad, amad mucho, cada día, con gestos concretos. Orad, orad intensamente. Sed desprendidos de vuestros bienes y compartidlos con los más necesitados. Enseñad a vuestros hijos y nietos a ser generosos. Y evangelizad: sí, evangelizad a tiempo y a destiempo…

Julio Alonso Ampuero,
Sacerdote diocesano de Toledo en Lurín (Perú)

Nueve años en Perú

Misioneros toledanos en Lurín

Julio y Jose Manuel Alonso AmpueroEl programa Misioneros por el mundo, de 13TV, ha incluido en uno de sus programas el testimonio de Jose Manuel y Julio Alonso Ampuero, misioneros toledanos en la diócesis de Lurín, en Perú.

Os invitamos a ver este programa, que fortalece la comunión entre los miembros de la Iglesia y aviva nuestro sentido misionero.

 

Recordando la misión en Perú

Testimonio de la misión El pasado sábado, tuvimos una reunión abierta en la que recordamos la misión de Oasis a Perú el pasado verano.

Los misioneros nos hablaron de su experiencia, de lo que se encontraron allí, de lo que hicieron. Nos contaron cómo era la misión parroquial en la que participaron y lo mucho que recibieron durante esos días.

Vimos algunas fotos de aquellos días sobre las que nos explicaron las actividades y los lugares en los que se desarrolló la misión.

Lo mejor fue compartir lo que los misioneros trajeron en su corazón, el testimonio de una fe que crece al compartirse y que se comparte en la generosidad.

Finalizamos el día celebrando la Santa Misa y compartiendo un pequeño ágape. Damos las gracias a todos los amigos que nos acompañaron.

Misión en Lurín (Perú)

Este verano 2012, 10 miembros de la comunidad Oasis fuimos a Villa Salvador a participar en la misión evangelizadora de la Parroquia  La Inmaculada Concepción. Toda la comunidad Oasis fuimos, unos en cuerpo y todos con el alma. La oración se notó en la misión.

“La misión San Francisco Solano”, estuvo bajo la protección de este santo misionero nacido  en 1549, en Montilla, Andalucía, España. Fray Francisco Solano recorrió el continente americano durante 20 años predicando, especialmente a los indios. Pero su viaje más largo fue el que tuvo que hacer a pie, con incontables peligros y sufrimientos, desde Lima hasta Tucumán (Argentina) y hasta las pampas y el Chaco Paraguayo. Más de 3,000 kilómetros y sin ninguna comodidad. Sólo confiando en Dios y movido por el deseo de salvar almas.

Fueron unos días de mucha gracia en los que pudimos empaparnos del amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Compartimos con nuestros hermanos peruanos la Fe que recibimos en nuestro bautismo, entramos en contacto con el rostro sufriente de Cristo en los mas necesitados, enfermos, abandonados…¡los preferidos de Dios¡

En estos días se me vienen a la memoria  muchas personas que conocimos y sus situaciones personales. Y las peticiones que nos hacían: “recen por nosotros”,¡La oración nos unirá para siempre a ellos¡.

La fuerza que nos impulsó a evangelizar es la misma que nos pide que lo sigamos haciendo aquí en nuestra ciudad, en la iglesia de Toledo. Deseamos tener esa docilidad al Espíritu para que él haga y deshaga en nosotros, para ser fieles a esa vocación de santidad.

“Y así en marcha iré cantando

por calles predicando

lo bello que es tu amor

Señor tengo alma misionera

condúceme a la tierra

que tenga sed de ti.”

                                                             Marisol

Oasis se va de Misión a Perú

 

Misión PerúEl grupo Oasis se quiere ir este verano de Misión a Perú. El objetivo es participar en la Misión Parroquial que se está organizando en Villa Salvador, en la diócesis de Lurín (Perú).

¿En qué consiste una misión parroquial? Cada año se visita una barriada de la parroquia. La parroquia cuenta con más de 40.000 habitantes (medio Toledo) y eso obliga a concentrarse en una barriada cada año. Los grupos evangelizadores de la parroquia visitarán todas las casas del barrio e invitarán a sus habitantes a reuniones en las casas de algunos voluntarios. En esas reuniones se hablará del Evangelio, se escuchará a las personas que acudan, algunas muy alejadas o ignorantes de la fe, se pondrá en común el testimonio y la oración. El siguiente paso es invitarles a la parroquia, abrirles la puerta de la comunidad y acogerles en la vida parroquial.

Nosotros acompañaremos a los voluntarios de la parroquia. Seguro que recibiremos mucho más de lo que llevamos.

Estamos pidiendo ayuda a nuestros hermanos de aquí, también se la pedimos a los que lean esta entrada: vuestra oración, para que nuestro corazón se llene de amor, ánimo y esperanza; también la ayuda económica, para financiar el viaje y poder llevar una ayuda muy necesaria en unos barrios con mucha necesidad. Para conseguir algo de dinero estamos vendiendo algunas artesanías que hemos hecho con nuestras manos (en la foto). Si quieres colaborar puedes hacer un donativo en nuestra cuenta en CCM (Asociación Cultural Nuevo Sol: 2105.0125.12.1240012859 ).

Convivencia Inicio de Curso

A principio de octubre, arrancamos en Cercedilla el curso 2011-2012, revisamos cómo fue el verano y programamos las principales actividades del curso.

Los más pequeños, los niños y niñas de primaria, los adolescentes, los jóvenes y los adultos, requieren cada uno su atención y actividades específicas para ellos. Cómo mejorar nuestra actitud en estas actividades y cómo organizarnos mejor para atenderlas, fueron los temas principales estos días.

Este curso tiene además un elemento adicional que lo hace muy especial: Queremos terminar en curso yendo a Perú, a participar en una misión parroquial en la diócesis de Lurín. Esta novedad significa oración, generosidad y trabajo. Debemos animar a quien quiera compartir con nosotros esta aventura y conseguir fondos para el viaje, para que esta oportunidad esté al alcance de todos.

Toma de hábito de clarisa. De Toledo a Soria.

Después de un año y medio como postulante, el pasado 6 de agosto, nuestra hermana Ana María tomaba el hábito de clarisa en el convento de las Hermanas Pobres de Santa Clara de Soria. Su familia y un grupo muy numeroso de amigos la acompañamos en este momento tan importante, participando en la celebración de la Eucaristía que finalizó con la imposición del hábito; una celebración entrañable, gozosa y emocionante que nos hizo sentirnos muy cerca del cielo y compartir esa realidad espiritual entre aquellas, las religiosas de clausura, que viven en la tierra como si no fueran de la tierra, anticipándonos así la vida en el cielo. Con ella, que recibió el nombre de Sor Ana María Clara del Corazón de Jesús, vivimos intensamente el momento en el que hizo entrega a Dios de su vida en esta vocación.

Entrañables también fueron sus primeras palabras como novicia para explicarnos lo que suponía para ella ese momento y esa vida… “que Dios es y eso me basta”. Se trata de seguir “la llamada a reparar el Corazón de Jesús”, “para amarle a Él” y también “para beneficio de la Iglesia a la que tanto quiero y tanto debo; (…) pues el paso que he dado hoy no lo doy yo sola, sino que es el paso que da la Iglesia conmigo y eso hace que el gozo sea mucho mayor”. No olvidó dar las gracias a todos los que la acompañaron, presentes y no presentes; a los sacerdotes “sin los que mi vocación no tendría sentido pues sin ellos no podría estar aquí, adorando al Señor”; a su comunidad que es “ejemplo y espejo” para ella; a Dios que “me regala esta vocación y porque sólo Él colma mi corazón; porque no es que salga corriendo del mundo porque no me guste, es todo lo contrario, es porque me gusta el mundo y porque amo al mundo, estoy aquí; …porque amo al mundo me siento sostenida por ese Dios que me ha concedido el regalo de estar aquí hoy y siempre… para siempre”; a toda su familia y especialmente a sus padres a los que debe “no sólo la vida sino el mayor regalo que me podían hacer que es el don de la fe”. Finalmente, recordando las palabras de Juan Pablo II, nos dijo “merece la pena luchar por la causa de Cristo” y nos hizo una petición, “que oréis y veléis por mí, para que merezca la pena mi vida y la vuestra”.

Siguieron a la ceremonia las felicitaciones y un rato de cantos, presentaciones, testimonios y charla de todos los que allí estuvimos con la comunidad de clarisas en el locutorio. Agradable jornada que nos dejó un profundo agradecimiento a Dios y una gran alegría.

Recemos por Sor Ana María Clara, recemos por el corazón de la Iglesia que son las religiosas de clausura. Ellas no dejan de rezar por nosotros, por toda la Iglesia.

Festival de la Canción Misionera

Testigos de la luzEl pasado 2 de abril participamos en el Festival de la Canción Misionera 2011 con la canción Testigos de la luz.

Bajo el lema Sostenidos por la fe para ser testigos, niños y jóvenes de la diócesis se reunieron para recordar que todos somos misioneros.

Después del festival, algunos compartimos un día de campo. Tenéis algunas fotos en nuestro álbum.