Archivo de la etiqueta: Juventud

La plaga de las casas de apuestas

Raro es el pueblo o el barrio obrero donde no haya una casa de apuestas deportivas. Hace años las encontrábamos en las grandes ciudades o municipios, pero en el último año vemos cómo han proliferado las salas de apuestas deportivas.  Según los datos del Anuario del Juego en España en 2018, el año pasado fue... Seguir leyendo → La entrada La plaga de las casas de apuestas se publicó originalmente en Areópago Diálogo.

El recuerdo de Laura

Fuente: El Periódico

Fuente: El Periódico

Querida Laura:

Estos días muchos buscan culpables de tu muerte inútil. ¿Tendrían que detener a la persona que os vendió la bebida alcohólica, a tus amigos que no te llevaron con rapidez al centro de salud, a tu familia que te permitió participar en un botellón siendo tan joven? Posiblemente todos buscamos un culpable de tu muerte para poder seguir con nuestra vida anestesiada.

El problema de tu muerte no es buscar un culpable, o muchos, sino buscar responsables; es decir, ¿quién o quiénes pueden o podemos responder de tu muerte? Y esto ya es más escabroso. Pero intentamos aventurar algunas respuestas.

-Es responsable la sociedad que permite macro-botellones y que, muy a menudo, se justifica diciendo: son jóvenes, tienen que divertirse. Eso sí, cuando hemos conocido tu muerte, todos nos rasgamos las vestiduras y decimos: No hay derecho, no se puede permitir. Palabras de condena que de poco o nada servirán porque nadie denunciará a su vecino por dar alcohol a un menor, es más puede que lo justifiquemos.

-Son responsables los medios de comunicación y las redes sociales, que permiten y presentan como un modo de diversión, de pasar un gran momento, de vivir a tope, la ingesta del alcohol u otras sustancias.

– Somos responsables las familias que, en vez buscar alternativas de ocio para nuestros hijos, dejamos que otros les introduzcan en la vida y diversión adulta sin preguntarnos ni cómo, ni con quién.

– Son responsables los amigos mayores, las pandillas, que afean a aquellos que optan por no beber. Esos amigos que consideran que con un poco de bebida se puede ligar y hacer otra cosas mejor.

Tenemos una gran tarea: evitar que esto vuelva a pasar. Sociedad, medios de comunicación, familia, amigos, escuelas todos juntos debemos empezar a fomentar y cultivar tiempos de ocio sanos que ayuden a las personas a crecer y a divertirse sin necesidad de evadirse.

Esperamos que tu recuerdo nos sirva para ello. Adiós, Laura.

Grupo Areópago

“Fragmentos de inventario” de Antonio del Camino

Fragmentos de inventario Fragmentos de Inventario es una colección de recuerdos, contados con la sencillez de un niño y con la delicadeza de un poeta.Una prosa cuidada y sencilla, dulce a la lectura, armónica, llena de detalles sensibles: colores, sabores, texturas…, que nos transporta a la memoria del autor, a sus recuerdos dispersos en el baúl de la infancia. Un tiempo (años 60/70) y un lugar (Talavera de la Reina) que el autor recobra, fija y ordena. Y en donde, al fin, se reconoce y reafirma. Cualquiera que pertenezca a la generación del autor o a generaciones limítrofes, reconocerá lugares, sensaciones, personajes… Pero no con la fría exactitud del historiador: fechas, personajes y acontecimientos, sino con la difusa emoción del recuerdo que apela a los sentimientos que renacen tras una larga hibernación. Un libro que nos sorprende y nos traslada al mundo de las impresiones de la infancia y juventud, esas que definen el fondo de nuestra alma, el lecho de roca desde donde se apoyaron los cimientos de nuestra vida, y recupera para nosotros las emociones olvidadas al pasar de los años. Antonio del Camino, poeta por definición, se asoma al mundo de la prosa sin abandonar su buen hacer poético y prueba de ello es el poema que nos regala en la contraportada y que resume acertádamente su trabajo en este libro:

La lenta letanía de la lluvia
–monodia en el cristal hecha grafía–
va emborronando de melancolía
la luz que fue lejánamente rubia.

Como otras tantas tardes estoy ante
la página vacía: voz de nieve
–a veces infinita, a veces breve–
donde encajo mi voz titubeante.

Porque esta tarde, mientras sigue afuera
esa lluvia calladamente mansa,
el corazón se agita y no descansa
la memoria, que llueve a su manera.

Con lluvia, corazón y diccionario
recompongo fragmentos de inventario.

    La entrada “Fragmentos de inventario” de Antonio del Camino aparece primero en Ediciones Trébedes.