Archivo de la etiqueta: Pobres

Basureros humanos

Sin entrar en el debate, de si estamos en una época de grandes cambios o en un cambio de época, lo cierto es que los grandes principios que propiciaron lo que se ha dado en llamar la modernidad se han ido extinguiendo en la época contemporánea. La libertad, que logró a base de muchos esfuerzos su implantación política durante el siglo XIX ha quedado reducida a una muy exigua y placentera libertad individual condicionada; la igualdad, se fue deshilachando en el camino absorbida por un capitalismo salvaje y desencarnado; y la fraternidad, ¡pobrecilla!, ni siquiera pudo gozar de su nacimiento; sus raíces cristianas y el principio de “solo razón”, la dejaron sin fundamento. El sociólogo y escritor-ensayista fallecido hace unos días Z. Bauman, en una de sus últimas obras “la postmodernidad y sus descontentos”, reflexiona sobre una de sus principales tesis sociológicas: el interés por la pureza y su correspondiente obsesión por la lucha contra la suciedad, ideal de todas las culturas, tiene una relación muy directa con el orden establecido. Y desde los principios que determinan este orden en cada época y cultura se verifica la categoría de “extraño”, y como consecuencia, su catalogación como “suciedad” que hay que limpiar. En estos últimos tiempos nuestra sociedad está profundamente horrorizada por los excesos de “pureza” y los procedimientos de “limpieza” que el nuevo presidente del país más rico del mundo quiere aplicar desde su concepción personalista del orden. Pero la hipocresía de  nuestra sociedad occidentales incapaz de percibir cómo desde el nuevo orden mundial que establece la cultura y sociedad de consumo, cuyo principal criterio de pureza es la búsqueda de la felicidad individual desde el placer inmediato, caiga quien caiga, está produciendo muchas “impurezas” que se  eliminan por ser defectuosas desde esos criterios de orden. Los pobres, los inmigrantes, los ancianos, los niños no nacidos, las personas económicamente vulnerables, los que no tienen voz; sin olvidar los pasos vertiginosos que se están dando ya en algunos países para la legalización de la eutanasia, son productos defectuosos que entorpecen y, por consiguiente, constituyen las “nuevas impurezas” que nuestro orden social actual impuesto por el dios dinero desecha a sus basureros. El Papa Francisco llama a esto la cultura del descarte. Es la cultura que no prioriza como criterio fundamental del orden social el principio fundamental de la dignidad del hombre.

Grupo AREÓPAGO

Madre Teresa de Calcuta, la esencia de la Santidad

madre teresa

El Papa Francisco canonizó el pasado domingo a Teresa de Calcuta. La noticia ha tenido un fuerte impacto en todos los medios de comunicación, religiosos y generalistas, y también en las redes sociales, llegando el hashtag #iCalcuta ser trending topic en Twitter. El elogio hacia lo que hizo esta pequeña mujer albanesa, cuya imagen aún conservamos en nuestras memorias, es unánime. Creyentes, ateos, agnósticos e, incluso, laicistas confesos reconocen la impresionante labor que llevó a cabo en las periferias existenciales de Calcuta y, desde allí, en todo el mundo.

Sin embargo, se quedan simplemente en la obra, sin profundizar en lo que la condujo a ella. Madre Teresa, Santa Teresa de Calcuta, no fue solo una mujer que ganó el Premio Nobel de la Paz y que, contra su deseo, alcanzó notoriedad mundial que aprovechó para sensibilizar a todos acerca de la necesidad de ayudar a los más débiles; tampoco hemos de verla únicamente como la fundadora de las Misioneras de la Caridad, una congregación religiosa presente en todo el planeta para ayudar a los más necesitados que sigue atrayendo a miles de personas hacia esta labor; no debemos caer en el error de verla como una católica, única, elevada a los altares.

Todo ello es consecuencia de una causa común: el descubrimiento de la llamada de Dios a estar con los más pobres de entre los pobres y la respuesta valiente a lo que Él le pedía. Su gran mérito, y por eso ha sido canonizada, fue mantenerse firme en la fe,  a pesar de sus constantes dudas; atender la llamada personal de Jesús, vivo y resucitado, que le fue transmitida a través de un pobre que se le acercó para decirla que tenía sed, aunque ello le supuso renunciar a la congregación a la que pertenecía y marcharse sola y sin medios a atender a los pobres en las calles de Calcuta; renunciar a sí misma por darse por completo a los más necesitados, sin mirar por sus propios intereses ni dejarse llevar por el sentimentalismo. Su logro, en definitiva, fue saberse amada por Dios y dedicar toda su existencia a llevar y dar ese amor a quienes ni siquiera eran considerados seres humanos, porque , que debe conducirnos a mirar en nuestro interior y tratar de descubrir que existe r ese amor de Dios a quienes nÉl así se lo pidió.

Madre Teresa es la imagen de la Caridad, del amor a Dios y al prójimo como a uno mismo. Ese es su mensaje, que debe conducirnos a mirar en nuestro interior y tratar de descubrir que existe Alguien más allá de nosotros mismos que nos ama y que nos tiene reservado un concreto papel en este mundo cuya realización nos conduce a la vida eterna. Ésta es la esencia de la santidad.

 

Grupo AREÓPAGO

Sembrando esperanza

Hola, me llamo Teresa , católica con mucho orgullo, Misionera en Perú y óptico-optometrista de profesión.
En uno de mis viajes a Lurín Perú, me encontré, con la ayuda de los Sacerdotes toledanos que están allí , esta realidad de extrema pobreza: un grupo de gente pobre, desahuciados, que viven en la calle, y, en la mayoría de los casos, solos y abandonados.
Como todo lo que es de Dios, una chica empezó a preocuparse por ellos, buscar un espacio digno para ayudarles, darles cariño, llevarles al médico… crear al fin y al cabo, una familia nueva para todos ellos.
Desde entonces ayudamos a esta Obra de Dios. Buscamos medicinas para ellos, alimentos, ropa… Vamos a acompañarlos al médico, al hospital….a todas las Obras de Misericordia que el Señor nos permite.
Ahora la casa ya cuenta con más de 30 enfermos… y la obra sigue creciendo a favor de los más débiles… pero la casa donde están es muy precaria… sólo un baño… cocina pequeña… una gran familia en un espacio pequeño.
Por ello, solicitamos como urgente la ayuda en Oración para que el Señor nos regale una nueva casa más amplia. Confiamos en ello, de otra manera es imposible. Y …lo demás vendrá por añadidura… las cosas de urgencia diaria…
Un fuerte abrazo a todos

Nuestros hermanos mayores

NovenaTdCEn universidades y empresas se está difundiendo una práctica muy provechosa, conocida como “mentoring” en la que a los jóvenes se les asigna un alumno de últimos cursos o un profesional con experiencia para que sean sus mentores. Ellos les dan consejos, les ayudan a distinguir lo importante de los superficial y les orientan en la toma de decisiones sobre su carrera.

En la visa cristiana, estos mentores son los santos. Ellos nos aconsejan, nos señalan las piedras del camino y nos indican el camino que ellos ya han caminado.

Esta es la experiencia esta novena a la beata Teresa de Calcuta. Nueve breves coloquios del lector con la Madre Teresa, sesiones con un mentor excepcional que no nos deja indiferentes. Haz click sobre la imagen y te descargarás el fichero epub.

 

“No os olvidéis de los que no tienen nada”

esclavosenelparaíso_pEscuchábamos esta frase de los labios del misionero toledano Christopher Hartley el pasado 8 de abril, cuando participaba en la presentación del libro “En el púlpito de la miseria” de Joana Socias. En ese libro, la periodista recorría la lucha del padre Christopher por los pobres de la República Dominicana.

El testimonio de aquellos días también se puede encontrar en el libro “Esclavos en el paraíso” en el que Jesús García recoge las cartas desde la misión, a través de las cuales el padre Christopher iba dando cuenta de lo que se encontraba en los bateyes dominicanos.

Christopher Hartley denunció la explotación de las compañías azucareras sobre sus trabajadores, que vivían en un régimen de esclavitud. Su denuncia llegó a las autoridades locales y estadounidenses (EEUU es el principal comprador de azúcar), lo que le convirtió en objetivo de repetidas amenazas de muerte. Finalmente tuvo que abandonar el país.

Recientemente, hemos conocido que el gobierno de EEUU ha atendido sus denuncias, ya que la legislación americana prohibe la importación de productos elaborados en régimen de esclavitud. Lo cual es un signo de esperanza para todos los que sufren esa situación en los campos de azúcar.

Cuando en aquella presentación del mes de abril le preguntaban al padre Christopher qué es lo que podemos hacer nosotros, él, además de pedir ayuda económica a la Fundación Misión de la Misericordia, y rezar por todos los que sufren la injusticia y la persecución por luchar contra ella, nos recordó este consejo: “No os olvidéis nunca de los que no tienen nada”.

Gravemos esa frase en nuestras preocupaciones diarias y muchas de ellas desaparecerán.