Archivo de la etiqueta: Papel y digital

“La invisible luz” de Robert H. Benson

La invisible luzLa irrupción de lo sobrenatural en lo natural

“La invisible luz” es una novela que explora la irrupción de lo sobrenatural en lo natural. El narrador va hilando una serie de historias que le va contando un anciano sacerdote, historias de fantasmas, visiones y presencias invisibles, que nos llevan al mundo fronterizo entre la realidad tangible de lo natural y la realidad invisible de lo espiritual. Como sugiere el título de la obra, esa realidad invisible se convierte en luz para la vida material, y estas historias extrañas se transforman en testimonio de fe, porque si creemos que “el Eterno se manifiesta a sí mismo en términos de espacio y tiempo”, no podemos extrañarnos de que “el mundo «espiritual» y los personajes que lo habitan se expresen algunas veces de la misma manera que lo hace su Creador”. Aunque este libro se publicó originalmente en 1903, su contenido no ha perdido actualidad. Sorprende, por ejemplo, su afinidad con la doctrina de la encíclica “Laudato si” del papa Francisco. La naturaleza aparece como un sujeto vivo, dotado de un espíritu propio que lucha entre el bien y el mal y donde la acción del hombre se define como decisiva para interceder en esa tensión, actuando como un mediador que inclina la balanza hacia el bien. En ese sentido aparece otro aspecto decisivo en esta historia, el carácter sacerdotal de la acción de todo hombre. El anciano sacerdote se debate en ese papel intercesor, por los inocentes, por la creación, por los pecadores: “Inocentes entre los hombres, los pájaros, las bestias, las flores; y yo seguía mi propio camino o me sentaba en casa al calor del sol, y ahora ellos vienen a pedirme a gritos que rece por ellos. ¡Qué poco he rezado!”. Él, que tienen una especial capacidad para ver lo sobrenatural de forma inmediata, ve alarmado la urgencia de esta intercesión y, a la vez, la pobre respuesta: “…¿qué has hecho tú para ayudar a tu Señor y a Sus criaturas? ¿Has vigilado o te has dormido? ¿No puedes velar conmigo una hora? ¿Qué parte has compartido de la Encarnación? ¿Has creído por aquellos que no pueden creer, esperado por los desesperados, amado y adorado por los de corazón frío? Y si no pudiste entender ni hacer nada de esto, ¿has al menos acogido con alegría el dolor que te habría hecho uno con ellos? ¿Te has compadecido alguna vez de ellos, o has ocultado tu cara por temor a afligirte demasiado?…” El sacerdote protagonista de la historia ve claramente su papel en esa vocación intercesora. Ante los reproches de su amigo sobre su exposición al sufrimiento de otros, el protagonista contesta: “Sí, sí, (…) pero usted no lo entiende. Yo soy un sacerdote.” Poco después, extiende esta responsabilidad sacerdotal a todo cristiano, que debe estar en el punto de confluencia entre la dramática necesidad que produce el pecado y la gracia de Dios que viene a repararla: “yo debía ser el punto de encuentro, como cada sacerdote debe ser, de la necesidad de la creación y la gracia de Dios, como cada Cristiano debería ser en su posición.” Esta visión del sacerdocio común sorprende en una novela de 1903. Otro punto de actualidad es la aproximación a esta temática a partir de historias de visiones y fantasmas, algo que últimamente se está poniendo de moda: zombies, vampiros, fuerzas sobrehumanas… Este relato nos recuerda que la visión cristiana de la realidad no esquiva lo sobrenatural, al contrario, toma de ahí su más profundo sentido de la realidad. Ficha del libro La entrada “La invisible luz” de Robert H. Benson aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Invierno bajo la estrella del norte” de Santiago Osácar

Invierno bajo la estrella del norteEn busca de la estrella que guía el corazón

—- En esta deliciosa novela, ambientada en el pirineo aragonés, en el entorno de San Juan de la Peña, el protagonista se dispone a cumplir el encargo de pintar un mural en el centro de interpretación de la naturaleza, junto al monasterio nuevo, pero la realización de ese trabajo se convierte en la peregrinación hacia el interior de su corazón. A partir de experiencias personales, el autor construye en este libro un relato conmovedor de encuentro con la naturaleza que apunta hacia lo trascendente. La sensibilidad artística del autor, su experiencia como naturalista y su vinculación al Movimiento Scout, se dejan entrever en las líneas de esta conmovedora historia. Un lenguaje exquisito y un profundo conocimiento de la orografía, la fauna y la flora pirenaica, convierten la lectura de esta novela en una experiencia deliciosa. Es una novela profunda, que invita a descubrir a Dios en todo lo que nos rodea, tanto en el detalle como en la inmensidad de lo creado, y también en la huella del hombre peregrino que deja en la historia el rastro de su caminar. Los impresionantes paisajes de las montañas pirenaicas, las ruinas del antiguo monasterio y el rehabilitado monasterio nuevo, hoy utilizado como alojamiento turístico, sirven de marco para la historia que pivota sobre el mural de la Casa de los Forestales que se utiliza actualmente como Centro de Interpretación de la Naturaleza. El protagonista de la novela se debe enfrentar a la soledad en ese entorno histórico y natural sobrecogedor. La dureza del invierno, la nieve y el frío, se transforman de un motivo de aislamiento a una oportunidad para un encuentro. Los personajes que fraguaron la fundación del monasterio y los que recorrieron su historia salen al encuentro del solitario pintor, testimoniando la sinceridad y el coraje de una búsqueda trascendental que acabó en aquel magnifico enclave. Por otro lado, los pocos contactos con las personas que atienden o visitan el monumento, hacen reavivar en el protagonista sus recuerdos y vivencias juveniles como scout, renovando su deseo de exploración y su capacidad para afrontar las dificultades. Un bajorrelieve de los capiteles del antiguo monasterio le sugiere la audacia de los Magos que emprenden un incierto camino buscando una estrella que les guía, una búsqueda que le cautiva y le transforma. Esta es la clave sobre la que se desarrolla el relato: el invierno y la estrella que nos guía. Un hermoso libro para los que vivieron en su juventud un sincero encuentro de fe y que desean renovar años después ese impulso transformador. También para aquellos que se dejan interpelar por la grandeza y el detalle de la creación o por el testimonio de los que nos antecedieron en el camino de la historia. Al terminar el libro, el lector se queda con ganas de visitar el Pirineo aragonés y, si no es la primera vez que lo hace, contemplar San Juan de la Peña, sus montañas, sus barrancos y su cielo estrellado con una mirada renovada. También se queda con el deseo de revisitar las experiencias cristianas de su juventud y reavivar el rescoldo de su deseo de búsqueda y de encuentro con quien ha dejado nuestro corazón sediento de su Amor infinito.   La entrada “Invierno bajo la estrella del norte” de Santiago Osácar aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Cancionero irregular” de Cristina Arias

Cancionero irregular

El corazón peregrino

El libro “Cancionero irregular” tiene la particularidad de, por un lado, evocar los cancioneros medievales que nos hablan del amor y de la vida en composiciones llenas de ritmo y de fuerza (recordemos aquellos versos de Juan del Encina “Más vale trocar / placer por dolores / que estar sin amores”) y, al mismo tiempo, compartir una experiencia de vitalidad que nos lleva a un presente actual del siglo XXI lleno de sed de futuro. Es, por lo tanto, una fantástica mezcla de formas antiguas y sentimientos contemporáneos, que la autora funde con indudable e inimitable habilidad. El libro comienza con un poema introductorio que nos pone en situación. La voz poética parte de una búsqueda de algo propio y a la vez desconocido, símbolo de esa mezcla de formas antiguas y realidades personales llenas de imprevisible novedad:

“Estoy buscando un mundo
en pleno olvido.
Una casa
en pleno anonimato”.
(Camino/Prohemio)

 Una búsqueda que mira con pasión al presente porque es un paso hacia el futuro:

“¡Qué triunfo cada paso que pisaba!
¡Qué gloria cada huella
que quedaba en el asfalto!
¡Qué rápida
la lluvia la borraba!
¡Qué hermosa y gris estaba la mañana
en que salí a caminar
y sonreía!”
(Camino/Prohemio)

El resto del libro se divide en una dedicatoria y dos cantares, Cantar del Fénix y Cantar del Peregrino. La dedicatoria son tres poemas con fuerte carga personal. El Cantar del Fénix encierra una poesía de amor ardiente, como sugiere el título del cantar y de los poemas que encierra: Chispa, Llama, Fuego, Oxígeno, Rescoldo, Combustión, Explosión y Cenizas. Toda una declaración de pasión:

“La he visto y me mirado.
Y algo como una espada candente
ha atravesado sin piedad
las entrañas más negras de mi alma”.
(Combustión)

 Con momentos de olvido:

“Cuatro días de sueño,
sin ensueños como cristales
rotos en pie descalzo de nieve”.
(Oxígeno)

 Y no faltos de sufrimiento:

“Bien es cierto que te he sentido,
que te he sufrido;
que te he llorado con lágrimas de espejo”.
(Cenizas)

 En el Cantar del Peregrino los versos hacen algún guiño vintage hacia la inspiración medieval del Cancionero y los títulos de los poemas toman un formato largo que nos van perfilando una historia, la de un corazón peregrino, por ejemplo el hermoso poema titulado “De cómo el peregrino se distrajo de su ruta un día de viento”, siempre con versos firmes, acertados, llenos de poesía, sugerentes y conmovedores:

“La lluvia me ha invadido, y los relámpagos
me llegan hasta el fondo,
silbando, como el viento en la ventana”.
(De cómo el peregrino se distrajo…)

 En esta historia, el caminante enamorado recorre un camino lleno de dudas e incertidumbres, de paradojas y contradicciones:

“Tu rostro hecho de nieve cincelada
me atrae y me repugna al mismo tiempo”.
(Temores del peregrino…)

 El camino de un corazón peregrino que busca el amor y se confunde con frecuencia de sendero. Un libro hermoso que pide volver a su lectura, a dejar que el arado de sus versos levante la dura tierra del corazón del lector con sus incisivas figuras y su ritmo implacable.

“Adiós,
lágrima azul de un tiempo de locura”.
(De cómo el peregrino se despidió…)

  La entrada “Cancionero irregular” de Cristina Arias aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Palabras rellenas. Guía para aprender a leer poesía” de Miguel Ángel Martínez

PalabrasRellenasUn libro de autoayuda para lectores

Muchos lectores se sienten atraídos por la poesía, pero no se sienten capaces de leer un libro de poemas o se encuentran con poemas que no saben cómo enfrentar. Éste es un libro didáctico para avanzar en la experiencia del lector de poesía. Un libro de autoayuda literaria. No es un libro académico, ni un manual de literatura. No es un libro para escritores ni para profesores, éste es un libro para lectores, que no necesitan saber cómo se escribe para poder disfrutar de la lectura, como no se necesita saber cómo se ha hecho una comida para poder degustarla. Las palabras de un poema están rellenas de cosas distintas a ellas mismas, rellenas de recuerdos que se hacen presentes, de sentimientos que nacen o que vuelven. El autor lleva de la mano al lector para encontrarse con eso que se esconde dentro del texto. A modo de menú de degustación, el libro va ofreciendo ejemplos muy diversos de sabores poéticos. Es un libro sin argumento, se puede empezar y terminar por cualquier sitio. Pueden saltarse capítulos y volver más tarde. Es un menú de degustación de barra libre. La lectura de la poesía se entiende como una aventura, y el lector debe afrontarlo desde esa perspectiva. El índice da una idea de la variedad y de la audacia con la que se invita a aproximarse a los poemas. La poesía no hay quien la entienda, el tiqui-taca, la chispa de la amistad, bailar pegados, conjuros, los amantes de los jeroglíficos… son los títulos con los que se encabezan algunos de los capítulos. Los capítulos se inician con un comentario introductorio seguido por un poema del autor; a continuación se añade alguna anotación adicional para ayudar a la lectura y finalmente se remata el capítulo con un poema de algún autor consagrado. El objetivo es plenamente didáctico. Como nos dice el autor en la introducción: “A leer poesía se aprende, como a otras muchas cosas. No puede pretender leer poesía sin cierto aprendizaje. Por supuesto, no falta gente naturalmente dotada que realice ese aprendizaje sin esfuerzo o sin darse ni cuenta, pero no es lo habitual. El resto de los mortales necesitamos una mano amiga que nos guíe. Este es mi propósito, ofrecerle esa mano solícita”. El punto de partida que propone el autor es un cambio de actitud en el lector: “Tenemos que comprender que el objeto principal de un buen poema no es el de ser entendido. Los poemas se disfrutan, como la alta cocina, el buen vino o la música sinfónica”. Por lo tanto, el lector debe cambiar su predisposición ante el poema, debe “eliminar de su mente el objetivo de entender”. ¿Qué significa eso? ¿Cómo se hace? “Va a subirse a un vehículo que no conoce. No se preocupe de cómo funciona, conduce otro. Déjese llevar”. Y eso es lo que va desarrollando el libro, una ruta guiada por distintos estilos poéticos, en capítulos cortos con aproximaciones audaces y cambiando continuamente de estilo. La lectura se hace amena y fascinante. Es difícil encontrar un libro similar, lo que dificulta su clasificación y su catalogación. Es y no es un libro de poesía, es y no es un ensayo, es y no es un libro de referencia. Quizá la única clasificación válida es que es un libro para ser leído para los que, a la vez, les guste y les asuste la poesía.     La entrada “Palabras rellenas. Guía para aprender a leer poesía” de Miguel Ángel Martínez aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Pero yo os digo… Fe cristiana y pena capital” de Gerardo López Laguna

PeroYoOsDigo“Pero yo os digo… Fe cristiana y pena capital”

“Pero yo os digo…” es un ensayo en el que Gerardo López Laguna recoge una profunda reflexión cristiana sobre la pena de muerte. López Laguna expone el pensamiento que la apoya y que la rechaza, incluyendo el análisis de este problema a la luz de la fe cristiana, el magisterio y la tradición de la Iglesia Católica. Porque la pena de muerte es un problema de permanente actualidad, donde se concentran la búsqueda del sentido de la vida, el misterio del mal, los grandes enigmas sobre la libertad y la responsabilidad personal, el castigo y el perdón, y sobre todo, el poder de Dios y del ser humano sobre la vida. El libro está dividido en tres grandes bloques. La primera parte del libro está dedicada al abolicionismo moderno, en el que se analizan las relaciones entre la modernidad y los primeros movimientos abolicionistas, sus raíces, argumentos, propuestas y contradicciones. En la segunda parte, se hace un análisis desde la tradición cristiana, donde la pena capital ha sido un tema discutido hasta nuestros días, desde el mismo Cristo que perdonó de la muerte a la mujer adúltera y luego él se entregó voluntariamente como reo de la pena capital. El autor describe las distintas posiciones dentro de la Iglesia, desarrollando especialmente los argumentos abolicionistas y concentrándose finalmente en el abolicionismo cristiano contemporáneo. La tercera parte del libro se concentra en la visión sobrenatural del problema, aportando una perspectiva fundamentalmente religiosa y trascendente de la cuestión de la pena de muerte. Concluye con un análisis del Magisterio de la Iglesia sobre este tema. Una visión valiente y poco frecuente en nuestros días, que merece atención y reflexión.   La entrada “Pero yo os digo… Fe cristiana y pena capital” de Gerardo López Laguna aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Los libertadores” de Gerardo López Laguna

La lucha por la libertad está dentro de nosotros

Un grupo de cazadores de hombres capturan esclavos de las aldeas para venderlos a las fábricas del norte. Dos niños son capturados y, enjaulados, viajan hacia los mercados de esclavos. Para sus ellos y para sus amigos comienza una carrera en que la lucha por la vida y la lucha por la libertad son una misma cosa. Sobre el argumento de esta historia no se puede contar más sin desvelar un trepidante hilo argumental que lleva al lector enganchado hasta el final del libro. Una lectura muy apropiada para jóvenes y adultos, aficionados del género fantástico y con ganas de leer literatura con calidad y con valores. El texto mantiene una tensión continua durante toda la historia, lo que hace la lectura fácil, ligera y apremiante. Es un libro de los que se quedan pegados a las manos. Pero los valores de este libro van más allá del entretenimiento y el interés de un libro de aventuras, que por supuesto no faltan; este escrito incluye una oportunidad, para el lector reflexivo, de profundizar en el auténtico aprecio de valores como la paz, la libertad y el respeto al otro, tan manejados estos días y, la mayoría de las veces, tan poco reflexionados. Los protagonistas de esta historia luchan por su libertad frente a los violentos, pero deciden hacerlo sin violencia. Esto, que conceptualmente apoyarían muchos de nuestros contemporáneos, cuando se lleva a situaciones prácticas se antoja una temeridad y una locura para casi todos, incluidos los que anteriormente habían dado su apoyo. A pesar de que el aparente atajo de la violencia siempre se presenta como el más efectivo, la reflexión que nos plantea este libro es otra: que el camino de la no violencia es más largo, pero mucho más poderoso, y a la postre, el único que lleva a la paz. El título nos habla de libertad, porque el hilo central de la narración nos lleva por el deseo de libertad. Una libertad que va más allá de la libertad física, más allá de romper unas rejas o escapar de unos captores, es la libertad de abrazar la verdad, de enfrentarse al mal o de sacudirse el miedo. La libertad física sin la libertad del espíritu no vale la pena. Varios personajes sacrifican la primera por la segunda, incluso entregando su vida. Esto es algo que sorprende al lector, le sacude en la previsión que va haciendo de la historia, sin duda, porque en nuestro pensar común, la libertad interior está minusvalorada y la libertad exterior está exaltada. Esta novela obliga a reflexionar sobre la libertad que buscamos y la que vale la pena. Otro valor que empapa las páginas es el del respeto al otro, entendido como un respeto profundo a su libertad y a los convencimientos de cada uno. Nada tiene que ver con la tolerancia débil en que todo da igual y se convierte en indiferencia frente a los diferentes, ni con el eclecticismo de manga ancha en el que todo vale lo mismo, se trata de esforzarse en entender al otro y de valorar todo lo bueno que hay en sus planteamientos, sin perder la referencia de los propios y sin esquivar la denuncia del mal. Estos valores están en la trama de la historia, en los diálogos de los personajes y en sus avatares, pero está muy lejos de ser un ensayo, es una novela, con su planteamiento, su desarrollo y su desenlace, con un hilo que la recorre y un interesante anzuelo que va llevando al lector de un capítulo a otro. Una aventura, ese es su mejor calificativo. Una aventura de paz, libertad y respeto al otro cómo es.   La entrada “Los libertadores” de Gerardo López Laguna aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Me Sedujiste, Señor. Experiencias y convicciones de un seglar” de José Díaz Rincón

Me sedujiste, SeñorUna vida, una búsqueda

José Díaz Rincón nos cuenta su trayectoria vital. No se conforma con relatar los hechos de su infancia y juventud, su progresión en la madurez y las circunstancias de su animosa edad, porque sus ochenta y dos años muchos firmaríamos. No se limita con contar qué fue lo que pasó, ni cómo lo vivió. Él va más allá, en un ir más lejos que define en sí mismo lo que quiere contar. Porque José es un buscador de la verdad. La comprensión de la realidad que se esconde más allá de lo aparente, el descubrimiento del orden que estructura lo que se antoja informe, pone en evidencia sus relaciones y da sentido a lo existente, ese deseo de conocer y de entender al ser humano, sus aspiraciones y sus frustraciones, sus esperanzas y sus tropiezos, ese afán apasionado por desbrozar el barbecho del campo humano de nuestra tierra y prepararlo para que la semilla dé su fruto, el amor por el sembrador divino y la confianza en su poder milagroso, que hace brotar un reino de una semilla de mostaza, el celo de que no quede campo sin mies, ni mies sin segador, ni segador sin paga, todo esto, de continuo, a lo largo de una vida, es lo que José llama apostolado. Esa es su vida y su pasión. Por eso su vida no se puede separar de su pensamiento, sus experiencias no se pueden desgajar de sus convicciones. Experiencias y convicciones se cruzan de continuo, trenzando una vida resistente al desaliento y a la dificultad. Pensar y existir son las dos caras de la moneda humana, y si falta alguno de los lados, es una divisa falsa. Acción y creencia son dos facetas de una misma cosa, la vida. José Díaz Rincón nos cuenta su vida en este libro. Las experiencias y convicciones de José son profundamente cristianas. Él no es sacerdote, ni pertenece a una orden religiosa, él es seglar, trabajador y padre de familia, a su edad ya viudo y jubilado, que mira hacia atrás y nos relata la peripecia de su carrera vital. El hilo conductor de su vida ha sido la fe, la convicción de una misión que cumplir, la respuesta a una llamada que él mismo denomina seductora. Así ha titulado este relato, Me sedujiste, Señor, tomando las palabras de Isaías evocando su vocación. La seducción es una invitación al amor. Esta historia es, por tanto, una historia de amor, pero de un amor diferente. Carnal, sí, porque exige entrega corporal, hasta el extremo. No persigue el placer, persigue la entrega. No busca la satisfacción propia, sino el bien del otro. También es espiritual, pero no es platónico, porque ama a seres concretos, reales, bien conocidos. La fuerza espiritual no viene de la sublimación, ni de la imaginación, ni del idealismo, viene de la fuerza de amar con amor de otro, más grande, que actúa en el amante como una mano enguantada, convirtiendo una frágil tela en una diestra poderosa. La seducción de este amor llevó a José por pueblos, ciudades y países diversos, se concretó en muchas personas que se cruzaron o le acompañaron en su camino, le ha proporcionado experiencias profundas y convicciones firmes. Estos son los acontecimientos que detalla este libro. No es éste un libro para buscar finas manufacturas literarias, ni donde encontrar documentos históricos inéditos o grandes revelaciones. Este es un libro que cuenta como un corazón sencillo se llena al darse. Una cosa tan sorprendente que no deja de ser milagrosa. La entrada “Me Sedujiste, Señor. Experiencias y convicciones de un seglar” de José Díaz Rincón aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Tríptico de los siete inviernos” de Miguel Ángel Martínez

Tríptico de los siete inviernosTres en uno

Tríptico de los siete inviernos son tres libros de poemas en un solo volumen, que pueden ser leídos de forma independiente y en cualquier orden. Para los lectores de poesía, conseguir tres libros por solo 9 euros es, sin duda, una oferta interesante.
El primer libro se titula Desahogos. Los poemas avanzan en una especie de espiral de fuera hacia dentro, desde la vida superficial del poeta: su trabajo, la oficina, la crisis económica… hacia la vida interior de los afectos, los deseos, la conciencia de sí mismo y la raíz de las creencias. La poesía brota como el vapor por la válvula a presión de una vida tensada por el ritmo frenético de un ritmo laboral muy exigente. Un ritmo de vida que hace olvidar lo que es de verdad la vida: “Cadáveres podridos se visten de traje y corbata,// se reparten el futuro de una tumba,// invierten en acciones del infierno// y se frotan las manos” (Reunión de trabajo).   El segundo libro, bajo el nombre de ¿Dónde está la esperanza?, esconde, en la apariencia de una colección de poemas, un único y largo poema, donde los títulos podrían ser rótulos informativos de un continuo monólogo. La voz del poeta comienza su camino desde la más oscura desesperanza, va recorriendo las propuestas de la sociedad moderna: la política, el dinero, la ciencia… pero todo le decepciona. A partir del poema En los niños habita, la voz poética comienza a encontrar una luz que va marcándole el camino de salida y la meta: “Pero sólo mirarlos es tan grande:// mirarlos con los ojos que nos miran,// reflejándolo todo. Es tan hermoso”.   El tercer libroHuérfanos poemas, es una auténtica colección de poemas diversos, agrupados por temática. La vida interior, el paisaje, el trabajo, la fe y el amor sujetan cinco ramilletes de poemas con los que el lector puede entretenerse, sin más ambición que saborear los que le gusten. “¿Dónde nace la luz de primavera// que llena mi ventana y me encadena// al gozo de volar con la mañana?” (Amanecer en Primavera)   El estilo es sencillo y a la vez profundo, un verso rítmico que se lee con facilidad pero que, al mismo tiempo, deja abierta una brecha de incertidumbre que invita al lector a volver, a repasar algo que no se pudo ver con claridad, algo misterioso que está escondido detrás de los árboles que bordean el bosque.   El ritmo es protagonista, hasta tal punto que algunos poemas pueden pasar por canciones, como el así denominado Canción del financiero (de renovada actualidad en momentos de crisis económica) o como el titulado Mi pequeño hermano. Poemas filosóficos, intimistas, místicos o costumbristas se van alternando en los diversos estadios de libro, convirtiendo en momento poético circunstancias tan diversas como un despido, un vendaval de otoño, una reunión de trabajo, unos niños que juegan o el extenso paisaje de La Sagra toledana.   Los poemas surgen en este libro como una flor silvestre que nació en la tierra acumulada junto al bordillo de la calle de la vida, se alimenta de desperdicios y se riega con chubascos inesperados, pero llevan dentro el latido de un corazón. Por eso el autor invita a su lectura: “Te regalo esta flor // que late entre las ajadas hojas de un cuaderno”.   La entrada “Tríptico de los siete inviernos” de Miguel Ángel Martínez aparece primero en Ediciones Trébedes.

“Fragmentos de inventario” de Antonio del Camino

Fragmentos de inventario Fragmentos de Inventario es una colección de recuerdos, contados con la sencillez de un niño y con la delicadeza de un poeta.Una prosa cuidada y sencilla, dulce a la lectura, armónica, llena de detalles sensibles: colores, sabores, texturas…, que nos transporta a la memoria del autor, a sus recuerdos dispersos en el baúl de la infancia. Un tiempo (años 60/70) y un lugar (Talavera de la Reina) que el autor recobra, fija y ordena. Y en donde, al fin, se reconoce y reafirma. Cualquiera que pertenezca a la generación del autor o a generaciones limítrofes, reconocerá lugares, sensaciones, personajes… Pero no con la fría exactitud del historiador: fechas, personajes y acontecimientos, sino con la difusa emoción del recuerdo que apela a los sentimientos que renacen tras una larga hibernación. Un libro que nos sorprende y nos traslada al mundo de las impresiones de la infancia y juventud, esas que definen el fondo de nuestra alma, el lecho de roca desde donde se apoyaron los cimientos de nuestra vida, y recupera para nosotros las emociones olvidadas al pasar de los años. Antonio del Camino, poeta por definición, se asoma al mundo de la prosa sin abandonar su buen hacer poético y prueba de ello es el poema que nos regala en la contraportada y que resume acertádamente su trabajo en este libro:

La lenta letanía de la lluvia
–monodia en el cristal hecha grafía–
va emborronando de melancolía
la luz que fue lejánamente rubia.

Como otras tantas tardes estoy ante
la página vacía: voz de nieve
–a veces infinita, a veces breve–
donde encajo mi voz titubeante.

Porque esta tarde, mientras sigue afuera
esa lluvia calladamente mansa,
el corazón se agita y no descansa
la memoria, que llueve a su manera.

Con lluvia, corazón y diccionario
recompongo fragmentos de inventario.

    La entrada “Fragmentos de inventario” de Antonio del Camino aparece primero en Ediciones Trébedes.

Raíces históricas de san Juan de la Cruz

  Raíces históricas de san Juan de la Cruz

Título: Raíces históricas de san Juan de la Cruz

—–

Autores: José Gómez-Menor y Santiago Sastre

—-
Es poco lo que se sabe sobre los orígenes familiares de san Juan de la Cruz. Este es el tema fundamental sobre el que este estudio pretende ofrecer algunas pistas. En el primer capítulo se abordan las dificultades que tiene el estudio histórico a la hora de abordar esta etapa, haciendo una revisión de la bibliografía sanjuanista. En el segundo se afronta la relación de Juan de la Cruz con el pueblo toledano de Yepes y con sus parientes apellidados Yepes. El tercer capítulo se dedica a Fontiveros, el pueblo natal del santo carmelita. En el cuarto se analiza el entorno familiar de Juan de la Cruz (lo que podemos saber de su padre, su madre y su hermano mayor), la dificultad para datar su fecha de nacimiento y la relación con algunos de los amigos que le ayudaron en su etapa de juventud. El libro termina con unas novedosas ilustraciones y con un jugoso apéndice documental. A día de hoy se trata del estudio más ambicioso en el intento por indagar en un tema del que apenas se conservan documentos, con el fin de acercarnos a esa figura tan luminosa (por su vida, por su espiritualidad y por sus escritos) que es la del carmelita descalzo san Juan de la Cruz, el patrono de los poetas españoles.
  • Encuadernación: cosida, cubierta blanda con solapas
  • Páginas: 232
  • Interior: blanco y negro
  • Tamaño: 155 x 230 mm
  • ISBN: 978-84-937564-6-8
  • Precio: 19,5 € (iva incluido)
Taller de lectura gratuito     Libro electrónico (formato epub):
  • Tamaño: 6.506 KB
  • ISBN: 978-84-940981-0-9
  • Precio: 1,99 € (iva incluido)
comprar eBook en zonaebooks.com La entrada Raíces históricas de san Juan de la Cruz aparece primero en Ediciones Trébedes.