Archivo de la etiqueta: Oración

Defiende, ama y sirve a la vida

bebe-materNace en Toledo el proyecto Evangelium vitae de defensa de la vida. ¿A qué se debe esta iniciativa? En nuestros tiempos la defensa de la vida se hace especialmente urgente, ya que nos encontramos ante una verdadera “conjura contra la vida” (Juan Pablo II). ¿Cómo defender la vida de toda persona? Invitando al ejercicio de la razón, rezando y sirviendo a la vida.

La defensa de la vida es un principio ético que nace de un modo natural en quien ejercita su propia razón. Es razonable defender la vida y es irracional posicionarse contra ella, o dicho de otro modo, el hombre racional se ve movido a respetar, defender, amar y servir a toda vida humana, mientras que el que actúa contra la razón atentará contra ella. Por tanto, la defensa de la vida es una llamada al ejercicio de la racionalidad humana. Areópago y tantas otras iniciativas a esto van encaminados.

Pero no es suficiente. Los atentados contra la vida son consecuencia también de un corazón que no late dentro de las coordenadas del amor al otro, sino del amor a sí mismo por encima del bien ajeno. Se impone, por tanto, la conversión del corazón, pero esto sólo es posible con la ayuda de Dios: sólo Dios puede conceder un corazón que ame hasta el heroísmo la vida de los demás. Por tanto, la defensa de la vida supone la oración constante y confiada a Dios que puede transfigurar todo corazón. La oración ante el Santísimo Sacramento, en casa, individualmente o en comunidad, es respuesta necesaria a esta llamada.

Finalmente, la defensa de la vida hay que transformarla en acciones concretas de servicio a la vida. En muchísimos casos esto se hace en el seno de la familia, santuario de la vida. Pero no basta: frente a las estructuras de pecado es preciso construir estructuras donde la vida sea amada y servida. Iniciativas legislativas, centros de atención a la mujer embaraza como Proyecto Mater, centros de cuidados paliativos, etc…, son sólo algunos ejemplos de lo que se impone hacer para instaurar una verdadera cultura de la vida.

GRUPO AREÓPAGO

Defiende, ama y sirve la vida

bebe-mater

Nace en Toledo el proyecto Evangelium vitae de defensa de la vida. ¿A qué se debe esta iniciativa? En nuestros tiempos la defensa de la vida se hace especialmente urgente, ya que nos encontramos ante una verdadera “conjura contra la vida” (Juan Pablo II). ¿Cómo defender la vida de toda persona? Invitando al ejercicio de la razón, rezando y sirviendo a la vida.

La defensa de la vida es un principio ético que nace de un modo natural en quien ejercita su propia razón. Es razonable defender la vida y es irracional posicionarse contra ella, o dicho de otro modo, el hombre racional se ve movido a respetar, defender, amar y servir a toda vida humana, mientras que el que actúa contra la razón atentará contra ella. Por tanto, la defensa de la vida es una llamada al ejercicio de la racionalidad humana. Areópago y tantas otras iniciativas a esto van encaminados.

Pero no es suficiente. Los atentados contra la vida son consecuencia también de un corazón que no late dentro de las coordenadas del amor al otro, sino del amor a sí mismo por encima del bien ajeno. Se impone, por tanto, la conversión del corazón, pero esto sólo es posible con la ayuda de Dios: sólo Dios puede conceder un corazón que ame hasta el heroísmo la vida de los demás. Por tanto, la defensa de la vida supone la oración constante y confiada a Dios que puede transfigurar todo corazón. La oración ante el Santísimo Sacramento, en casa, individualmente o en comunidad, es respuesta necesaria a esta llamada.

Finalmente, la defensa de la vida hay que transformarla en acciones concretas de servicio a la vida. En muchísimos casos esto se hace en el seno de la familia, santuario de la vida. Pero no basta: frente a las estructuras de pecado es preciso construir estructuras donde la vida sea amada y servida. Iniciativas legislativas, centros de atención a la mujer embaraza como Proyecto Mater, centros de cuidados paliativos, etc…, son sólo algunos ejemplos de lo que se impone hacer para instaurar una verdadera cultura de la vida.

Grupo Areópago

Preparados para la Pascua: Abrazados por tu Misericordia

PascuaEstamos preparados para comenzar la celebración de la Pascua, un año más, a partir del próximo jueves, en el Seminario Menor de Toledo.

Si quieres sumarte acudiendo a una charla o a una celebración, puedes encontrar los horarios de apertura en la imagen que acompaña esta entrada.

También intentaremos grabar las charlas y las homilías y, como otros años, las subiremos a esta página lo antes posible.

Vivamos esta Semana Santa, de manera santa. Es tiempo de gracia y salvación. Pongamos de nuestro lado todo lo que podamos, Dios pondrá todo lo que falte, porque es Él el que quiere salir a nuestro encuentro.

Orar con los cantos de Taizé

El fenómeno de la comunidad de Taizé no podría entenderse sin la música, un elemento de capital importancia para la participación de los peregrinos en la oración. Cientos de personas se sienten atraídos pos los cantos de Taizé, una peculiar forma de rezar que llena de belleza y profundidad la experiencia de la oración común. El presente video explica cómo y porqué surgieron dichos cantos, alternando naracción, testimonios y entrevistas, entre las que se destacan las de Olivier Clément, el padre Joseph Gelineau y el mismo hermano Roger.

Para la comunidad de Taizé, la búsqueda de nuevos cantos y de palabras que puedan llegar al corazón de los jóvenes es permanente. En manos de un buen compositor, textos que se escribieron hace más de mil años, cobran actualidad y se convierten en aliento de vida en la oración. Gracias a ello, hoy se pueden escuchar las canciones de Taizé no sólo en Europa y Norteamérica, sino también en los suburbios de Nairobi o en remotas aldeas de la India.

“Atrévete a rezar
Atrévete a cantar a Cristo,
hasta la alegría serena.
Por el Espírituo Santo,
Cristo reza en ti,
más de lo que tú te imaginas”

Hermano Roger

 

Ahora es el tiempo de la siembra

Compartimos con vosotros esta hesembradorrmosa reflexión que nos regaló Benedicto XVI en el año 2012. Nos recuerda que “ahora es el tiempo de siembra” y que “nuestra pequeña fuerza, aparentemente impotente ante los problemas del mundo, si se suma a la de Dios no teme obstáculos, porque la victoria del Señor es segura.”

Queridos hermanos y hermanas:

La liturgia de hoy nos propone dos breves parábolas de Jesús: la de la semilla que crece por sí misma y la del grano de mostaza (cf. Mc 4, 26-34). A través de imágenes tomadas del mundo de la agricultura, el Señor presenta el misterio de la Palabra y del reino de Dios, e indica las razones de nuestra esperanza y de nuestro compromiso.

En la primera parábola la atención se centra en el dinamismo de la siembra: la semilla que se echa en la tierra, tanto si el agricultor duerme como si está despierto, brota y crece por sí misma. El hombre siembra con la confianza de que su trabajo no será infructuoso. Lo que sostiene al agricultor en su trabajo diario es precisamente la confianza en la fuerza de la semilla y en la bondad de la tierra. Esta parábola se refiere al misterio de la creación y de la redención, de la obra fecunda de Dios en la historia. Él es el Señor del Reino; el hombre es su humilde colaborador, que contempla y se alegra de la acción creadora divina y espera pacientemente sus frutos. La cosecha final nos hace pensar en la intervención conclusiva de Dios al final de los tiempos, cuando él realizará plenamente su reino. Ahora es el tiempo de la siembra, y el Señor asegura su crecimiento. Todo cristiano, por tanto, sabe bien que debe hacer todo lo que esté a su alcance, pero que el resultado final depende de Dios: esta convicción lo sostiene en el trabajo diario, especialmente en las situaciones difíciles. A este propósito escribe san Ignacio de Loyola: «Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios» (cf. Pedro de Ribadeneira, Vida de san Ignacio de Loyola).

La segunda parábola utiliza también la imagen de la siembra. Aquí, sin embargo, se trata de una semilla específica, el grano de mostaza, considerada la más pequeña de todas las semillas. Pero, a pesar de su pequeñez, está llena de vida, y al partirse nace un brote capaz de romper el terreno, de salir a la luz del sol y de crecer hasta llegar a ser «más alta que las demás hortalizas» (cf. Mc 4, 32): la debilidad es la fuerza de la semilla, el partirse es su potencia. Así es el reino de Dios: una realidad humanamente pequeña, compuesta por los pobres de corazón, por los que no confían sólo en su propia fuerza, sino en la del amor de Dios, por quienes no son importantes a los ojos del mundo; y, sin embargo, precisamente a través de ellos irrumpe la fuerza de Cristo y transforma aquello que es aparentemente insignificante.

La imagen de la semilla es particularmente querida por Jesús, ya que expresa bien el misterio del reino de Dios. En las dos parábolas de hoy ese misterio representa un «crecimiento» y un «contraste»: el crecimiento que se realiza gracias al dinamismo presente en la semilla misma y el contraste que existe entre la pequeñez de la semilla y la grandeza de lo que produce. El mensaje es claro: el reino de Dios, aunque requiere nuestra colaboración, es ante todo don del Señor, gracia que precede al hombre y a sus obras. Nuestra pequeña fuerza, aparentemente impotente ante los problemas del mundo, si se suma a la de Dios no teme obstáculos, porque la victoria del Señor es segura. Es el milagro del amor de Dios, que hace germinar y crecer todas las semillas de bien diseminadas en la tierra. Y la experiencia de este milagro de amor nos hace ser optimistas, a pesar de las dificultades, los sufrimientos y el mal con que nos encontramos. La semilla brota y crece, porque la hace crecer el amor de Dios. Que la Virgen María, que acogió como «tierra buena» la semilla de la Palabra divina, fortalezca en nosotros esta fe y esta esperanza.

ÁNGELUS, Plaza de San Pedro, Domingo 17 de junio de 2012

Dios habita dentro de nosotros

inhabitacion“La inhabitación es una presencia real, física, de las tres Personas divinas, que se da en todos los justos, y solo en ellos, es decir, en las personas que por la gracia están en amistad con Dios”.

Ponemos a vuestra disposición este breve y precioso trabajo sobre “La inhabitación de la Trinidad”, escrito por José Rivera y José María Iraburu en 1977.

El escrito va recorriendo el testimonio de este gran misterio a través de las Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, a través de los escritos de los Santos Padres y de los místicos, para concluir con una síntesis teológica del misterio de la inhabitación divina.

“Si alguno me ama, vendremos a él y haremos morada en él” (Jn 14, 23).

Ofrecemos este librito en formato PDF, especialmente pensado para ser imprimido, y en formato EPUB, diseñado para su lectura en dispositivos móviles o e-readers.

 

Carta de Ana María

Ana María

“YO HAGO NUEVAS TODAS LAS COSAS” (Ap. 21,5)

¿Qué ocurriría si el rey más importante y poderoso de la tierra, se quisiera casar con una simple hormiga? Cualquiera que escuchase esta historia, pensaría que es una soberana locura, pues no hay proporción. Pero sabemos que para Dios nada hay imposible, y por eso Él, que es mucho más que cualquier rey de este mundo, ha querido desposarse conmigo contando con que mi debilidad es su mayor riqueza, y mi pequeñez su gran tesoro.

Cuando poco a poco una va introduciéndose en ese gran misterio del amor inconmensurable y misericordioso de Dios, comienza a verse tan pequeña y tan inmerecida de todo que solo puede agradecer una y otra vez, y paralelamente reconocer la indignidad que tiene, pues se sabe y se siente amada con y en sus muchos pecados, y así, presentándole a Dios las manos vacías, sin tener nada que ofrecerle, sabiendo que no merece nada… escucha a Dios que la dice: “A mi me bastas así, con tu pobreza y tu miseria, y Yo así te quiero y deseo hacerte mía, para que vivas conmigo una unión de esposa”. Es descubrir que Dios quiere ser el amado de tu corazón, el Esposo de tu vida, y que aunque externamente nada cambie, El pasado 3 de Mayo de 2014, esto se hacía realidad en mi, cuando haciendo voto de sin propio, obediencia, castidad y clausura, Dios me consagraba mediante la profesión temporal, para que Él lo sea todo para mi y yo sea sólo para Él, poniendo en mi el velo negro como signo de esa consagración, como decía el ritual “una señal puso Cristo en mi frente para que fuera de Él no admita ningún otro amante”.

Puedo decir con certeza, que al Señor no le faltó tener detalles de ternura conmigo, empezando por el hecho de concederme realizar mi profesión justo el mismo día en que mis padres celebraban su 39 aniversario de boda y sintiéndome acompañada por mi familia, mi comunidad y por tantos amigos muy cercanos, que no dudaron en compartir conmigo este día y a los que estoy muy agradecida.

Ahora el Señor quiere hacer fecunda nuestra unión, engendrando con mi oración muchos hijos para el cielo; para que el mundo entero y cada alma en particular conozca ese precioso regalo del Amor de Dios y le siga sin medida por la senda de la felicidad.

Sor Ana Mª Clara del Corazón de Jesús (Hermana Pobre de Sta. Clara)

Cristo resucitó para habitar en nosotros

Ponemos a disposición de todos la charla de Félix del Valle en el retiro de Oasis del pasado 17 de mayo. Cristo ha resucitado para habitar en nosotros.

[jwplayer player=”1″ mediaid=”132″]

Necesitamos sacerdotes santos

Necesitamos sacerdotes santos para que el pueblo de Dios sea santo. Compartimos con todos vosotros esta ponencia realizada por Félix del Valle en el Congreso Internacional san Juan de Ávila, doctor de la Iglesia, el 27 de abril de 2013.

 

La buena noticia de cada día

noticiaA todos nos gustaría escuchar un boletín de noticias que solo incluyera noticias buenas y levantarnos cada mañana con la radio y la televisión repartiendo mensajes de alegría y renovación. Mucho más si esas noticias nos afectaran personalmente, hablaran de la plenitud de nuestras esperanzas y de la liberación de nuestras ataduras. Sería algo fantástico, ¿verdad? Pues los creyentes tenemos la suerte de recibir cada mañana nuestra buena noticia, un mensaje personal que nos llena de alegría y de esperanza: la Palabra de cada día.

La Palabra de cada día nos llega en la liturgia de la Misa, en el Oficio Divino, en el Evangelio, en los Salmos… Nos habla de nuestra vida y del plan de Dios sobre nosotros para este día. ¿Vamos a dejar que pase sin escucharla?

Además, cada vez tenemos más fácil tenerla a nuestro alcance. Sitios como http://evangeliodeldia.org nos ofrece el Evangelio de cada día. Aplicaciones como Salterio, Magnificat, Laudate y otras muchas más que seguro que podréis compartir con nosotros como comentario a esta entrada, permiten acceder a la Buena Noticia que Dios nos regala cada día.

Hoy os recomendamos especialmente http://www.rezandovoy.org/, tanto en formato web o como aplicación de móvil. Nos regala una lectio divina para cada día, para ser escuchada, de camino a trabajo, en el coche, en el silencio de la noche o entre la gente, para descubrir que Dios nos habla en cualquier sitio, porque lo importante es su Palabra y nuestra escucha. Hay que agradecer a los jesuitas esta iniciativa llevada a cabo con brillantez. Tenéis en el borde de esta página un enlace permanente a su portal. No tenemos escusa, abramos nuestro corazón a la buena noticia de cada día que ha sido pronunciada para cada uno de nosotros.