Archivo de la etiqueta: guerra

El Síndrome de Ulises

Pixabay

Pixabay

Ulises, primer personaje migrante que la historia literaria de ficción nos ha dejado para la posterioridad, en uno de los pasajes de su vida enfrentada a la adversidad lejos de su familia, para protegerse del gigante Polifemo le dice: “preguntas cíclope cómo me llamo… Mi nombre es Nadie, y Nadie me llaman todos”. Este “Nadie” puede ser hoy la metáfora perfecta para significar al hombre migrante: al sin papeles, sin nombre, sin hogar, sin trabajo… El psiquiatra Joseba Achotegui, de la Universidad de Barcelona, ha utilizado el nombre de este personaje mitológico para describir los males que afectan o pueden afectar a las personas migrantes como consecuencia  de la separación forzada de los miembros de la familia, los peligros del viaje migratorio, el aislamiento social, la sensación de fracaso, la lucha extrema por la supervivencia… Pues bien, a este “Nadie” es a quien el Papa Francisco dedica su mensaje y reflexión en la Jornada Mundial de la Paz del año que comienza, asociando su vida a la búsqueda de la paz. El fenómeno de la migración al que se ha unido últimamente el de los refugiados que huyen de la guerra es uno de los desafíos más importantes que tiene nuestra civilización, y representa la manifestación más sangrante de la desigualdad, la injusticia y el empobrecimiento del mundo actual. Considerado por unos como un problema, pues produce incomodidad y llamada de atención para nuestras vidas instaladas en el confort; representa para otros, sin embargo, la clave para medir la estatura democrática de un país. Nuestra mirada a la emigración se alimenta de imágenes construidas sobre un conjunto de tópicos que dificultan el afrontar con seriedad las verdaderas necesidades que plantea. Desde aquellos que vinculan emigración con delincuencia, hasta la consideración que se tiene de ella como una especie de invasión que deja sin trabajo a los nativos, se configuran una serie de prejuicios que ayudan muy poco a la integración del emigrante. Se obvia, sin embargo  los aspectos positivos y enriquecedores que aportan a la sociedad en la que se integran. En esta Jornada Mundial de la Paz nuestra reflexión nos ha de llevar a considerar que el emigrar es un derecho fundamental e inalienable de todo hombre, vinculado a la afirmación de su dignidad como persona. Sin que esto signifique que no haya que regular los flujos migratorios. Desde la puesta en valor del principio de hospitalidad para construir la convivencia humana y la paz, el Papa nos propone cuatro “piedras angulares”: acoger, proteger, promover e integrar.  

GRUPO AREÓPAGO

Un año sin Aylan

Fotografía de Dogan News Agency

Fotografía de Dogan News Agency

Se ha cumplido un año de la publicación de la foto –portada en todos los periódicos a nivel mundial– del pequeño niño sirio ahogado en una playa mientras huía del terror de la guerra en su país. Con este motivo, algunos medios han vuelto a reproducirla y en las redes sociales no pocas personas han recordado el drama de su muerte. Algunos periódicos, además, han publicado una entrevista a su padre, cuyo titular es impactante: “La fotografía de mi hijo no sirvió para nada”. En ella señala que cada día sigue reviviendo, con dolor, la pérdida de Aylan, sufriendo la pesadilla que supone haberlo perdido de esa manera, que se une al dolor por no poder volver a su tierra y por ver cómo ni él ni quienes se encuentran en su situación reciben ningún tipo de ayuda.

Todo ello debe llevarnos a reflexionar sobre el modelo de sociedad que estamos construyendo, basado simplemente en la solidaridad sentimentalista, pasajera, que no compromete porque no toca el corazón. Y no toca el corazón, sencillamente, porque no amamos. Ésta es la razón de nuestro mal: el rechazo de la existencia de Dios, la consideración del hombre como medida de todas las cosas, el entendimiento de la propia vida como satisfacción personal en cada momento sin importar el contexto ni quienes están a nuestro lado nos hace cerrarnos en nosotros mismos y responder sólo efímeramente y sin contraer obligaciones hacia personas y realidades que piden a gritos nuestra presencia.

En última instancia, el problema es la pérdida del sentido de la Caridad, virtud –es decir, fuerza para llevar algo adelante– consistente en amar a los demás partiendo del amor de Dios y del amor a uno mismo. Porque no respetamos nuestra propia dignidad de seres humanos somos incapaces de respetar la de los demás; porque no entendemos qué significa verdaderamente reconocer la existencia de Dios-amor despreciamos las llamadas que nos dirige como criaturas suyas.

Si Aylan, incluso sin conocerlo, hubiera formado parte de nuestra vida por haberlo integrado en ella cuando vimos su foto, nuestra respuesta sería diferente. Nos habría llevado a “con-movernos”, a salir de nuestra superficialidad para buscar qué podemos hacer por cambiar la concreta realidad que nos rodea. Aún estamos a tiempo. Todos tenemos algo que aportar.

 

 

Grupo AREÓPAGO

“Dios en Sarajevo. Memoria de un pacifista” de Gerardo López Laguna

Dios en SarajevoEl pacifismo cristiano

Escribo estas líneas desde el convencimiento de que la guerra es una experiencia terrible, un veneno mortal que se genera al mezclarse dos ingredientes en suficiente cantidad. Estos ingredientes fatídicos son la injusticia y el odio. Por tanto, la mejor forma de acabar con la guerra es reducir la injusticia de la sociedad en que vivimos y eliminar el odio de lo profundo de los corazones.
Muchas son las iniciativas que tratan de luchar contra la injusticia. Qué gran lema era aquel de Manos Unidas que declaraba que las injusticias de hoy son las guerras de mañana. Una gran verdad que si moviera suficientemente nuestros corazones podría evitar muchos conflictos armados. Incluso, cuando ya se ha desatado una guerra, muchos tratan de ayudar a las víctimas enviando alimentos, mantas, medicinas… que es otra forma de reducir la injusticia y sofocar, de alguna manera, las llamas de la violencia. La mayoría de estas iniciativas, sean gubernamentales o no, son dignas de aprecio y apoyo porque la injusticia no es un concepto abstracto, sino que se concreta en necesidades precisas que es necesario atender y en sufrimiento personal que es imprescindible compartir y paliar, en la mayor medida posible. Y es posible mucho más.
Sin embargo, son muy pocas las iniciativas que tienen como principal objetivo eliminar el odio de los corazones. Una de ellas es la que recuerda el colaborador de Radio Santa María de Toledo, Gerardo López Laguna, en el libro «Dios en Sarajevo», publicado recientemente por el sello toledano Ediciones Trébedes.
En este libro, Gerardo nos relata, en primera persona, su experiencia en Sarajevo en 1992 y 1993. En aquellos días participó en una iniciativa audaz: un ejército desarmado que se interpusiera entre los contendientes de la guerra como un gran gesto de amor. Mientras la población de la ciudad bosnia, mayoritariamente musulmana, sufría la tortura del aislamiento y la escasez, los bombardeos de mortero y la plaga de los francotiradores, en Italia se organiza una marcha a finales de 1992 y se prepara otra masiva para 1993. Gerardo participa en la primera marcha y ayuda en la organización de la segunda desde el mismo Sarajevo. Los detalles de estas dos iniciativas se relatan en el libro desde la vivencia personal del autor.
Pero lo más importante de este libro no son los hechos históricos, ni el acontecer de una trama, sino el testimonio de amor personal, de  reconocimiento en el rostro de hombres, mujeres, niños y ancianos golpeados por el sordo mazazo de la guerra, de personas infinitamente amadas por Dios, que están reclamando de nosotros que les manifestemos ese amor que los avatares de la guerra les niegan. El libro se alimenta por momentos del diario  del autor, de su diálogo interior con Dios que hace una lectura creyente de los acontecimientos de cada día.
Es este un libro que nos zarandea, nos interpela y nos impulsa, nos interroga y nos responde. Dios es amor para todos los hombres, especialmente para los que sufren. Por eso, a Dios se le encuentra donde se ama, porque ese amor es regalo suyo. Amando a los que sufren, sean quienes sean, Dios se hace presente, sea aquí, en la aparente paz de Toledo o en una calle de Sarajevo durante la guerra. la terrible guerra de Sarajevo.
¿Es posible parar una guerra mediante un gran gesto de amor? ¿Podría una multitud desarmada interponerse entre los contendientes de una guerra? Tonino Bello, obispo de Molfetta (Italia), lanzó este reto y provocó dos marchas pacíficas a Sarajevo para acabar con la guerra que la estaba destruyendo. Gerardo López Laguna fue en la primera marcha y participó en la organización de la segunda desde el mismo Sarajevo. Su testimonio es impactante. El peligro era grande. Los continuos tiroteos, la amenaza de los francotiradores y los disparos de mortero interrumpían continuamente la vida de la ciudad semidestruída. Uno de los voluntarios cayó abatido por los disparos. El riesgo de morir era continuo, pero ¿no nos había redimido Cristo de esta manera, dando la vida por nosotros? Si Dios nos ama así, ¿por qué no hacer nosotros lo mismo con los demás si contamos con su fuerza?
El pacifismo cristiano, que inspira esta aventura, apoya su práctica en una vivencia profunda de fe y el ejemplo de Cristo. En su desarrollo destacan dos aspectos principales: la búsqueda de un trato personal con los que sufren y la apuesta firme por la no violencia como herramienta de cambio de la situación. El libro, a través de las experiencias que nos va describiendo el autor, manifiesta continuamente estas dos facetas. Porque si Dios ama a cada persona de forma única, no cabe otra forma de tratar dignamente a las personas que de esta misma manera. Hoy día, en que la eficacia parece un valor superior a lo personal, contrastan estas actitudes contracorriente, que recuerdan a aquel comentario de Teresa de Calcuta cuando le preguntaron cómo había conseguido ayudar a tantas personas necesitadas a lo largo de su vida, y ella contestó: «Uno a uno». La opción por la no violencia arranca de un presupuesto similar, porque el testimonio de la no violencia interpela personalmente los corazones, y solo por esa vía se puede cambiar a los violentos, que también tienen corazón y necesidad de ser amados. Nace del convencimiento de que en el momento en que los violentos se sientan personalmente amados, abandonarán la violencia.
Ambos principios de actuación chocan con nuestra mentalidad moderna, educada en la eficacia y la prisa, en los mercados y el consumo masivos. Es por eso que la lectura de este libro nos interpela, no tanto por los horrores de una guerra, que también nos estremecen, sino por la actitud que quiere arrancar de nosotros de cercanía con los que sufren ese horror, victimas y verdugos, y el deseo de que todos nos descubramos como hermanos compartiendo un destino común, donde la única actitud adecuada es la fraternidad.
El lector queda con la impresión de haber tomado una bebida fuerte, con la mezcla de sensaciones del buen sabor y de un impacto amargo. La guerra no es agradable de ver, pero en los hombres y mujeres que sufren en ellas reconocemos algo que es parte de nosotros, parte de nosotros mismos, la humanidad sufriente. Por eso, al leer este relato nos queda el agrado de reconocer a alguien, tal vez temporalmente olvidado, que nos alegra recordar.
(Dos extractos de este artículo fueron publicados en El Padre Nuestro de Toledo en septiembre de 2010 y El Cultural de ABC en Castilla La Mancha en octubre del mismo año)
La entrada “Dios en Sarajevo. Memoria de un pacifista” de Gerardo López Laguna aparece primero en Ediciones Trébedes.