Archivo de la etiqueta: fe

Sobre ciencia y fe

Juan Carlos Izpisúa es un consagrado investigador, reconocido a nivel internacional, especializado en rejuvenecimiento de células para tratar y  prevenir enfermedades. En una reciente entrevista publicada en un importante medio con motivo de uno de sus descubrimientos, tras confesar que pasa todo el día en el laboratorio, la entrevistadora le pregunta: “¿Y qué ha visto usted ahí que le ha impresionado tanto?”. Su respuesta es contundente: “cómo, a partir del embrión unicelular, se generan miles de millones de células y cómo se convierten con una precisión exquisita en un ser humano”. La periodista continúa: “Y, ¿hay algo de divino en eso?”, a lo que el entrevistado responde: “Si…. Es difícil explicar todo desde el punto de vista de la ciencia. Al menos, yo no puedo hacerlo”. En una sociedad cientifista y positivista, donde solo hay espacio para la razón y se rechaza la existencia de verdades absolutas y preconcebidas, afirmaciones de esta entidad nos han de llevar a pensar que la naturaleza no es fruto de la casualidad, que el ser humano no puede ser la medida de todas las cosas; en definitiva, suscitan la necesidad de abrirnos a la trascendencia, de valorar la posibilidad de la existencia de alguien superior a nosotros que nos ha pensado desde la eternidad, de cultivar la fe. Como señaló Juan Pablo II en Fides et ratio, “la fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad”. No es posible volar solo con una de ellas.  

GRUPO AREÓPAGO

Semana Santa

Es un dato indudable que en las últimas décadas se ha producido en nuestro país un profundo cambio sociocultural. Y entre sus rasgos más característicos hay que anotar, sin duda, la posición que ocupa en la vida social el hecho religioso, especialmente referido a lo cristiano católico. Indiferencia puede ser la palabra más adecuada para describirlo, aunque en algunos ambientes más bien lo que se lleva es el desprecio y la minusvaloración. Raro es el día en que los medios de comunicación no propician noticias que alimentan el morbo del “escándalo” y sirven para ridiculizar a la Iglesia. Alguien ha dicho que “la cuestión religiosa en España no derrama sangre, pero sí tinta y agresividad”. Y en este contexto cultural, en plena explosión primaveral, año tras año surge la Semana Santa. En centenares de pueblos, aldeas y ciudades con más o menos historia, riadas de personas desde muy diversas motivaciones asisten y contemplan las innumerables muestras de religiosidad con las que el pueblo aún desea rememorar el núcleo central de sus creencias y de su fe. Es el reflejo de un estilo religioso producto de una inmersión cultural donde se ha mezclado lo intelectual, lo cultural, lo estético y lo religioso. El cristianismo ha modelado de tal manera durante siglos la cultura de nuestro país que muchas veces es difícil deslindar la frontera entre lo religioso, lo cristiano y lo cultural. Y en un contexto de vivencia plural, la Semana Santa se hace pues para unos, devoción serena, silencio respetuoso, fe profunda; y para otros, contemplación estética, tradición cultural, curiosidad turística… Pero también, y en esta explosión de sol primaveral, nuestra sociedad altamente secularizada, ha llevado a riadas de personas en esta semana a disfrutar del turismo cultural o de playa, o del contacto con la naturaleza. Tecnocracia y mercado, que marcan las pautas del progreso actual, nos han introducido en la maraña del consumismo, separándonos consecuentemente del aprecio por lo simbólico. Y en el centro de todo, la gran cuestión; la gran pregunta que hay que hacerse hoy y siempre, creyentes y no creyentes: si la causa del Reino que nos propuso el auténtico protagonista de estas celebraciones, con su vida, su muerte y su presencia resucitada, sigue adelante. Si la sociedad de hoy es más justa, más libre, más pacífica, más fraterna… En una palabra, si estamos creciendo en verdadera humanidad      

GRUPO AREÓPAGO

“Seréis odiados por causa de mi nombre”

Actualmente hay más de 200 millones de cristianos perseguidos en 50 países diferentes, según el informe “The Open Doors World Watch Advocacy Report 2017”, publicado por la ONG Open Doors, que trabaja en ayudar a los cristianos perseguidos por todo el mundo. Los datos que en él se recogen revelan que, por cuarto año consecutivo, las persecuciones a cristianos han aumentado, especialmente en Asia. A modo de ejemplo, de los 97 millones de cristianos que hay en China, unos 60 millones son perseguidos y viven su fe en la clandestinidad. En países del África Subsahariana, como Somalia, Mali, Nigeria o Kenia, los cristianos siguen siendo asesinados por la radicalización islámica que está instaurada. En Siria e Irak hay menos información sobre la persecución de cristianos porque muchos han muerto y otros ya han huido. Por primera vez aparecen países nuevos en el ranking, como México y Colombia. No obstante, el país que encabeza el mismo siendo Corea del  Norte, donde miles de cristianos siguen manteniendo su fe en Cristo en un completo secreto y donde muchos de ellos son encarcelados y asesinados por vivir como seguidores de Jesucristo. En al menos 50 países, los cristianos tienen dificultades para vivir su fe; en todos ellos,  seguir a Cristo significa prisión, discriminación, asesinato o abusos. A pesar de ello, los medios de comunicación apenas se hacen eco de este hecho: simplemente, no es noticia. Es más, ni los propios cristianos somos conscientes de los millones de hermanos que sufren persecución por vivir la fe de Cristo; parece que nos hemos acostumbrado. Es cierto que la fe cristiana nació y creció en un contexto de persecución, como también lo es que la Historia de la Iglesia está llena de vidas de personas perseguidas y martirizadas por vivir según el Evangelio. Pero no menos cierto es que esto está ocurriendo en este momento, entre nosotros. La libertad religiosa y de culto es una facultad inherente de cada persona que ha de ser reconocida como derecho fundamental en todos los países del mundo y respetada por lo que significa para el ser humano. Urge alzar la voz contra esta violencia por motivos religiosos y manifestar nuestra oposición a que se siga silenciando. El Papa Francisco, el pasado 26 de diciembre –día de San Esteban, primer mártir–, refiriéndose a los cristianos perseguidos de Irak, afirmó que “son un ejemplo de fidelidad al Evangelio, dan testimonio con valentía de su pertenencia a Cristo”. Pero no sólo eso; también nos dan ejemplo a todos, creyentes y no creyentes, de lucha por la libertad. ¿No merecen nuestra atención y nuestro apoyo?   Fuente del Informe: http://www.opendoorsuk.org/persecution/documents/wwl-report-2017.pdf  , http://www.opendoorsuk.org/persecution/resources.php

GRUPO AREÓPAGO

La llamada a la santidad

La llamada a la santidad es la única llamada segura. Es Dios quien nos hace santos, sólo debemos seguir en camino, firmes en la fe. Recibiendo todo en la vida como recibido de él.

Compartimos con todos la charla del  retiro del 28 de enero.

Prepararse para el Adviento

Claves para prepararse para este Adviento, atendiendo a lo interior: la fe, el amor de Cristo, la gracia y la esperanza.

Compartimos con todos la charla del pasado retiro de Adviento del 3 de diciembre.

Otra bofetada a Jesús

 

iglesia-ocanaOtra profanación en una Iglesia. Este titular se repite cada vez más en las noticias españolas. Los delincuentes  profanan las Sagradas Formas, roban el copón, las casullas, realizan destrozos en imágenes y santos… Tristemente, la última iglesia que ha sufrido este sacrilegio ha sido el templo parroquial de Ocaña (Toledo).

En nuestro país no es infrecuente atentar contra la Iglesia. Vándalos y malhechores –no se sabe si con conocimiento del alcance de lo que están haciendo–, sin reparo alguno, profanan el Sagrario donde está Dios presente. Es difícil valorar si su finalidad es simplemente el robo o se mueven por odio a la Iglesia. Sólo la auténtica Justicia y la conciencia del delincuente pueden saberlo.

Lo que sí es claro es que los cristianos sentimos un profundo dolor y una gran tristeza ante estos hechos. Es preocupante que en la sociedad actual la falta de consideración a lo Sagrado y, en consecuencia, la falta de respeto hacia Dios, estén cada vez más presentes y vayan en aumento. Se constata claramente que estamos perdiendo el respeto a los valores cristianos, pero también a nuestra propia historia y a nuestras raíces, a la cultura heredada de nuestros antepasados: ni siquiera importa ya el valor artístico, cultural o histórico de las obras de arte que se encuentran en las iglesias, independientemente de la fe o no que se tenga en ellas.

Ha de afirmarse con rotundidad que los actos sacrílegos constituyen una ofensa y un atentado contra todos los creyentes. La libertad de expresión no puede ampararlos; la relativización de la fe no debe llevar a minusvalorar su alcance. Además conviene recordar que el sacrilegio es una ofensa y un atentado contra la libertad religiosa, además de ofender nuestros sentimientos, es quebrantar el orden social.

Como señaló el Papa Francisco hace unos años, con motivo de la profanación de la catedral del Mar de Plata, cada vez que ocurre un hecho así “es como una bofetada a Jesús en la comunidad viviente”.

 

Grupo AREÓPAGO

Madre Teresa de Calcuta, la esencia de la Santidad

madre teresa

El Papa Francisco canonizó el pasado domingo a Teresa de Calcuta. La noticia ha tenido un fuerte impacto en todos los medios de comunicación, religiosos y generalistas, y también en las redes sociales, llegando el hashtag #iCalcuta ser trending topic en Twitter. El elogio hacia lo que hizo esta pequeña mujer albanesa, cuya imagen aún conservamos en nuestras memorias, es unánime. Creyentes, ateos, agnósticos e, incluso, laicistas confesos reconocen la impresionante labor que llevó a cabo en las periferias existenciales de Calcuta y, desde allí, en todo el mundo.

Sin embargo, se quedan simplemente en la obra, sin profundizar en lo que la condujo a ella. Madre Teresa, Santa Teresa de Calcuta, no fue solo una mujer que ganó el Premio Nobel de la Paz y que, contra su deseo, alcanzó notoriedad mundial que aprovechó para sensibilizar a todos acerca de la necesidad de ayudar a los más débiles; tampoco hemos de verla únicamente como la fundadora de las Misioneras de la Caridad, una congregación religiosa presente en todo el planeta para ayudar a los más necesitados que sigue atrayendo a miles de personas hacia esta labor; no debemos caer en el error de verla como una católica, única, elevada a los altares.

Todo ello es consecuencia de una causa común: el descubrimiento de la llamada de Dios a estar con los más pobres de entre los pobres y la respuesta valiente a lo que Él le pedía. Su gran mérito, y por eso ha sido canonizada, fue mantenerse firme en la fe,  a pesar de sus constantes dudas; atender la llamada personal de Jesús, vivo y resucitado, que le fue transmitida a través de un pobre que se le acercó para decirla que tenía sed, aunque ello le supuso renunciar a la congregación a la que pertenecía y marcharse sola y sin medios a atender a los pobres en las calles de Calcuta; renunciar a sí misma por darse por completo a los más necesitados, sin mirar por sus propios intereses ni dejarse llevar por el sentimentalismo. Su logro, en definitiva, fue saberse amada por Dios y dedicar toda su existencia a llevar y dar ese amor a quienes ni siquiera eran considerados seres humanos, porque , que debe conducirnos a mirar en nuestro interior y tratar de descubrir que existe r ese amor de Dios a quienes nÉl así se lo pidió.

Madre Teresa es la imagen de la Caridad, del amor a Dios y al prójimo como a uno mismo. Ese es su mensaje, que debe conducirnos a mirar en nuestro interior y tratar de descubrir que existe Alguien más allá de nosotros mismos que nos ama y que nos tiene reservado un concreto papel en este mundo cuya realización nos conduce a la vida eterna. Ésta es la esencia de la santidad.

 

Grupo AREÓPAGO

El reloj de Gulliver

Portada

Título: El reloj de Gulliver

—–

Autor: Santiago Sastre Ariza

—- El reloj de Gulliver es el quinto libro del poeta y profesor Santiago Sastre. El libro narra, desde la reflexión y aderezada con ironía, las experiencias y las vivencias del poeta en los últimos cuatro años. Está presente el amor, el cine (King Kong, “Hacia rutas salvajes” de Sean Penn) , su fijación por el alpinismo, algunas pinturas (de Rembtandt y Seurat) , su gusto por las filosofías orientales (especialmente el budismo zen y el taoismo), la manera de afrontar las grandes preguntas por parte de la filosofía  (sobre todo Platón) y, especialmente, su fe. Es una poesía que pretende llegar al corazón de los lectores a través de la emoción. —-
  • Encuadernación: cosida, cubierta blanda con solapas
  • Páginas: 124
  • Interior: blanco y negro
  • Tamaño: 140 x 205 mm
  • ISBN: 978-84-937564-1-3
  • Precio: 9 €

Libro electrónico (formato epub):
  • Tamaño: 2.042 KB
  • ISBN: 978-84-940981-4-7
  • Precio: 1,99 € (iva incluido)
comprar eBook en zonaebooks.com La entrada El reloj de Gulliver aparece primero en Ediciones Trébedes.