Archivos de la categoría 2014

El Adviento, una invitación a la intimidad del amor trinitario

Compartimos con vosotros la charla del retiro de Adviento de Oasis (Félix del Valle).

[jwplayer player=”1″ mediaid=”158″]

Con el Adviento se nos abre una nueva oportunidad para ser introducidos en la intimidad de Cristo, en el amor trinitario.

El Adviento nos invita a intensificar ciertas actitudes, como la fe en Cristo como Dios Salvador, contemplando como Cristo se muestra en la liturgia de este tiempo. Él es el protagonista del Adviento. También se nos invita a profundizar en la conciencia de que todos somos pecadores y solo reconoceremos a Cristo como Salvador si lo buscamos desde esta humildad.

El Adviento nos exhorta a dejarnos mover por el Espíritu Santo, especialmente con caridad hacia el prójimo y con esperanza en el perdón. Por el perdón recibimos la plenitud del don que habíamos rechazado.

Católicos en la política. Un problema de identidad.

carriquiryPor su renovada actualidad os hacemos llegar está ponencia del profesor Guzmán Carriquiry, realizada en mayo de 2010 como Subsecretario del Pontificio Consejo para los Laicos, sobre la formación de los fieles laicos en el compromiso político. Creemos que es una reflexión muy oportuna y que arroja algo de luz sobre este polémico tema. ¿Cómo formar a los fieles para que jueguen su papel en la arena política?

Texto completo de la ponencia: “Criterios y modalidades para la formación de los fieles laicos en el compromiso político”

El profesor Carriquiry comienza constatando como un hecho la creciente desproporción entre la mayor participación de los laicos en vida eclesial y su menor presencia en la vida pública. Hay que alegrarse por lo primero, pero no podemos ser indiferentes a lo segundo, más aún cuando es un deber inmediato de los laicos actuar a favor de un orden justo en la sociedad.

Ciertamente, no faltan católicos implicados y con responsabilidad en la sociedad civil, en diversas estructuras y organizaciones intermedias, incluso en responsabilidades de alta política, pero parece que su identidad católica queda desdibujada fácilmente ante otras identidades que debían ser secundarias en temas esenciales. Por lo tanto, el déficit real se encuentra en la identidad personal de los fieles laicos.

La Iglesia, en consecuencia, no debe formar políticos, debe formar cristianos. “Hombres y mujeres nuevos, cada vez más configurados en Cristo, con-formados a Él, en la comunión de sus apóstoles y discípulos”. Como apunta el profesor Carriquiry en este artículo, “sólo aquellos que viven con gratitud y alegría la verdad y la belleza de ser cristianos, se harán de verdad protagonistas de una nueva vida dentro del mundo”.

Porque la fe aporta una experiencia de cambio y una inteligencia global sobre la vida, “una nueva modalidad de mirar, discernir y enfrentar toda realidad”, que impregna todas las dimensiones de la vida social. Un católico sólo podrá aportar originalidad a la vida pública y social si se asienta sobre esta novedad e inteligencia de la fe.

La identidad católica del laico comprometido se desarrolla en su propia libertad, iniciativa y responsabilidad, respondiendo a la vez a la autonomía de la vida civil y a la consistencia de la identidad personal, convirtiendo al cristiano comprometido en la política en testigo de Cristo en este ámbito. Ese es el reto que propone el profesor Carriquiry.

El político cristiano debe saber que “el compromiso político requiere una dedicación apasionada, pero al mismo tiempo (debe saber) también que la política no es todo ni la cosa principal”, testimoniando que todo cambio verdadero comienza en el corazón de la persona.

Adicionalmente, se pregunta el profesor si las enseñanzas sociales de la Iglesia están presentes en los itinerarios formativos  de la catequesis y de la formación de los laicos, y si se está dando el adecuado acompañamiento pastoral a aquellos que intentan poner estas enseñanzas en práctica. Hay que pedir a los pastores que conozcan mejor a sus fieles que, inmersos en estos trabajos, tienen muchas veces la sensación de quedar abandonados a su suerte, sin más orientación y apoyo que unos apuntes doctrinales de carácter muy general.

Toda la comunidad cristiana debe arropar a los fieles ocupados en estas tareas, con cercanía personal, amistad y comunión. Si no es así, apunta Carriquiry, será muy difícil perseverar en una vocación cristiana en la política.

Finalmente, el profesor apunta el problema de la pluralidad política. Los principios fundamentales de la doctrina cristiana conviven con muchas opciones de tipo secular que puede llevar a diversos cristianos, todos coherentes con su fe, a opciones políticas diversas. El cristiano se encontrará en una tensión entre la unidad de la fe y la diversidad de las soluciones políticas. Entre políticos católicos debe prevalecer la unidad de la fe, por ser más importante que la divergencia política. Por otro lado, hay principios innegociables para un cristiano, que afectan a su identidad propia y a los que no puede renunciar.

En resumen, un sugerente artículo, especialmente oportuno en las circunstancias actuales.

José Rivera Ramírez – Pasión por la santidad

DonJoseRiveraEra así. Realmente era así D. José Rivera. 

Después de leer de un tirón esta biografía, doy fe de que D. José Rivera era así, como lo describe José Manuel Alonso Ampuero, que lo ha conocido también muy de cerca. A mí me cupo la suerte y la gracia de Dios de convivir con Rivera durante veinticinco años hasta su muerte, colaborando estrechamente en el ministerio sacerdotal, y he escrito muchas cosas acerca de él, sobre todo en relación con su proceso de canonización. Ahora José Manuel nos obsequia con esta biografía, cuya lectura constituye un verdadero placer. José Manuel ha escrito esta biografía inmerso en la tarea de formar nuevos sacerdotes diocesanos, siendo rector del Seminario Mayor de Lurín-Lima Sur (Perú), como sacerdote fidei donum diocesano de Toledo.

Con un estilo ágil ha sido capaz de escribir esta primera biografía completa del siervo de Dios, mientras la Iglesia estudia sus virtudes y fama de santidad, cuando tantas personas han alcanzado gracias extraordinarias por su intercesión, por lo que esperamos su pronta beatificación. Otros vendrán con biografías más amplias, más documentadas, con otros perfiles, porque la vida y los escritos de Rivera dan para mucho. Pero necesitábamos una biografía breve, completa, que supiera transmitir el nervio apasionado del biografiado. Y ésta consigue todos estos objetivos y me parece, por tanto, muy apropiada para un primer acercamiento al personaje.

Escrita con viveza, recoge la invitación a la santidad, que en la vida y en la predicación de D. José era constante, como un gran profeta de nuestro tiempo. El autor es cuidadoso en el relato de los hechos, históricamente ciertos hasta en sus detalles, no los acumula de manera fría, sino dándoles vida y trenzando con maestría el relato con textos del mismo autor o de los testigos en el proceso. Hace hablar al personaje y trae los testimonios adecuados al hecho que se relata. Mantiene en cada capítulo la tensión dramática de una vida apasionante, titulando cada capítulo y cada apartado de manera muy sugerente. Cuando uno termina de leerla, siente ganas de ser santo de verdad. Y ésta será la principal satisfacción tanto del biógrafo como del biografiado.

Me parece especialmente oportuna esta biografía, después de que el Papa Benedicto XVI haya declarado el 7 de octubre de 2012 Doctor de la Iglesia universal a san Juan de Ávila, clericus cordubensis. San Juan de Ávila ha sido un santo que ha inspirado –y mucho– la vida y la espiritualidad de José Rivera. Así lo hemos percibido quienes hemos vivido cerca de él. Rivera tiene siempre delante el ejemplo del Maestro Ávila: «La distribución de la jornada de san Juan de Ávila: muchas horas de oración y lectura, solamente 5 ó 6 de predicación… D. Ángel Herrera lo pone como ejemplo y concluye: no haremos todos necesariamente lo mismo; pero ha de influir en la distribución de nuestras horas, dedicando más a la soledad que al apostolado» (Diario, 7-05-1988).

San Juan de Ávila era un santo que le inspiraba constantemente en el ejercicio de su ministerio sacerdotal. San Juan de Ávila era propuesto en los años juveniles en que José quería ser sacerdote diocesano, y no menos santo que cualquier sacerdote religioso. En esa época (1946) Juan de Ávila es proclamado patrono del clero secular español, cuando está en su apogeo el fervor de las filas de Acción Católica y del sacerdote diocesano secular. Cuando D. Baldomero Jiménez Duque escribe sobre Rivera después de la muerte, afirma: «Creó un verdadero movimiento sacerdotal a la manera de San Juan de Ávila, que tiene un largo alcance y cuya huella esperamos que durará». También Rivera fue invitado a ser jesuita y Rivera, como Juan de Ávila, prefirió ser diocesano y sembrarse en el surco de la Iglesia para fecundarla desde dentro. Tampoco Rivera, como Juan de Ávila, fundó nada, y por eso su influjo está diluido en tantas personas con diferentes carismas, que vivifican la Iglesia. Rivera se parece a Juan de Ávila, y por eso nos ha transmitido un amor grande por el patrono del clero secular.

Agradezco de corazón al autor que nos brinde este trabajo, sacado de sus pocos ratos libres. No se enciende una lámpara para ocultarla, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de la casa. Esta biografía contribuirá a que esta lámpara, la vida y la doctrina de José Rivera, alumbre a todos los de la Casa de Dios, que es la Iglesia. «La eucaristía, los obispos y los pobres» constituyen el triángulo de la evangelización, según Rivera. Cuando nos enfrentamos al reto de la nueva evangelización en nuestro tiempo, esta biografía nos hace ver que sólo los santos son capaces de evangelizar. Y aquí tenemos un ejemplo.

 

+ Demetrio Fernández González

Obispo de Córdoba

(Prólogo del libro “José Rivera Ramírez. Pasión por la santidad”)

Más información y acceso al texto en: www.gratisdate.org

Carta de Ana María

Ana María

“YO HAGO NUEVAS TODAS LAS COSAS” (Ap. 21,5)

¿Qué ocurriría si el rey más importante y poderoso de la tierra, se quisiera casar con una simple hormiga? Cualquiera que escuchase esta historia, pensaría que es una soberana locura, pues no hay proporción. Pero sabemos que para Dios nada hay imposible, y por eso Él, que es mucho más que cualquier rey de este mundo, ha querido desposarse conmigo contando con que mi debilidad es su mayor riqueza, y mi pequeñez su gran tesoro.

Cuando poco a poco una va introduciéndose en ese gran misterio del amor inconmensurable y misericordioso de Dios, comienza a verse tan pequeña y tan inmerecida de todo que solo puede agradecer una y otra vez, y paralelamente reconocer la indignidad que tiene, pues se sabe y se siente amada con y en sus muchos pecados, y así, presentándole a Dios las manos vacías, sin tener nada que ofrecerle, sabiendo que no merece nada… escucha a Dios que la dice: “A mi me bastas así, con tu pobreza y tu miseria, y Yo así te quiero y deseo hacerte mía, para que vivas conmigo una unión de esposa”. Es descubrir que Dios quiere ser el amado de tu corazón, el Esposo de tu vida, y que aunque externamente nada cambie, El pasado 3 de Mayo de 2014, esto se hacía realidad en mi, cuando haciendo voto de sin propio, obediencia, castidad y clausura, Dios me consagraba mediante la profesión temporal, para que Él lo sea todo para mi y yo sea sólo para Él, poniendo en mi el velo negro como signo de esa consagración, como decía el ritual “una señal puso Cristo en mi frente para que fuera de Él no admita ningún otro amante”.

Puedo decir con certeza, que al Señor no le faltó tener detalles de ternura conmigo, empezando por el hecho de concederme realizar mi profesión justo el mismo día en que mis padres celebraban su 39 aniversario de boda y sintiéndome acompañada por mi familia, mi comunidad y por tantos amigos muy cercanos, que no dudaron en compartir conmigo este día y a los que estoy muy agradecida.

Ahora el Señor quiere hacer fecunda nuestra unión, engendrando con mi oración muchos hijos para el cielo; para que el mundo entero y cada alma en particular conozca ese precioso regalo del Amor de Dios y le siga sin medida por la senda de la felicidad.

Sor Ana Mª Clara del Corazón de Jesús (Hermana Pobre de Sta. Clara)

Cristo resucitó para habitar en nosotros

Ponemos a disposición de todos la charla de Félix del Valle en el retiro de Oasis del pasado 17 de mayo. Cristo ha resucitado para habitar en nosotros.

[jwplayer player=”1″ mediaid=”132″]

Novelas cristianas

En los tiempos que corren a veces echamos en falta buenos libros, que sean amenos, estén bien escritos y además traten temas que nos hagan vibrar como cristianos. Hemos recogido aquí una lista de novelas cristianas, entendiendo como tales aquellas con un argumento sobre un problema espiritual con una visión cristiana. Sin duda, faltan muchas más que pueden ser añadidas como comentarios. Os invitamos a participar. Recogemos título, autor y un pequeño apunte que anime a la lectura:

  •  “Nudo de víboras” Francois Mauriac. Sobre el misterio de la persona humana y su relación con Dios. Las cosas normalmente no son como parecen. También de este autor “Beso al leproso”, sobre la verdadera belleza y el verdadero amor.
  • “Los curas comunistas” José Luis Martín Virgil. La experiencia de un cura obrero en la España de los 70 con curiosos paralelismos con la vida cotidiana del seglar en medio de un mundo no creyente.
  • “El demonio de media tarde” José Luis Martín Descalzo. Historia de una mujer de mediana edad con una vida mediocre que cuando menos lo espera sufre una profunda experiencia de pecado y de necesidad de la gracia.
  • “Cartas del diablo a su sobrino” C.S. Lewis. Divertidísima correspondencia entre un diablo aprendiz y su tío en su primera experiencia como tentador de hombres.
  • “La mujer nueva” Carmen Laforet. Historia en la que la autora se vale de personajes ficticios para contar su propia conversión.
  • “Retorno a Brideshead” Evelyn Waugh. Según palabras del autor: “Historia de la influencia de la gracia divina en un grupo de personajes muy diferentes entre sí, aunque estrechamente relacionados”.
  • “Un día en la vida de Iván Denisovich” Alexander Solzhenitsyn. Prueba de la libertad del alma humana independientemente de las circunstancias de la vida, en este caso, de un preso en un campo de concentración soviético.
  • “Perder y ganar” John Henry Newman. El autor utiliza personajes ficticios para narrar su propia conversión. Bellísimo ejemplo de la búsqueda de la verdad de Dios.
  • “El fin de la aventura” Graham Greene. La irrupción de los sobrenatural y de la gracia en un mundo ausente de Dios.
  • “Cada hombre en su noche” Julien Green. El pecado del hombre no es obstáculo para Dios, sino atractivo para su misericordia.
  • “Bajo el sol de Satanás” George Bernanós. La lucha entre el diablo y la gracia en torno a un sacerdote y su feligresía.
  • “El señor de los anillos” J.R.R. Tolkien. Simbólica historia de la lucha entre el bien y el mal: El poder es atractivo para los buenos pero su posesión (anillos) les lleva hacia el mal, solo los humildes que no ansían el poder (Frodo = Freedom) pueden vencer su trágico atractivo. 
  • “El hombre que fue jueves” G. K. Chesterton. El bien, el mal y el libre albedrío.
  • “La Esfera y la Cruz” G. K. Chesterton. La importancia de dar testimonio y de luchar por lo que se cree.
  • “Los miserables” Víctor Hugo Me encanta la historia de redención de Jean Valjean mientras el inspector Javert es incapaz de aceptar el perdón.
  • “El padre Elías, un apocalipsis” Michael O’Brien: El fin de los tiempos, de esta misma serie está publicado en castellano también “El Librero de Varsovia; la Última Escapada” (la educación y el estado).
  • “Cántico por Leibowitz” Walter Miller  Ciencia ficción, refleja el papel que tuvo la Iglesia en la preservación de la cultura y la civilización en la Edad Media.
  • “El Hobbit” JRR Tolkien. Salir del “agujero” y dar un salto de fe.
  • “La sangre del Pelícano”  Miguel Aranguren. Un thriller acerca de los ataques a la Iglesia, la parte de la situación de la Iglesia en China es muy buena.
  • “El poder y la gloria” Graham Greene. La rebelión de los Cristeros: la Iglesia bajo persecución.
  • “La Última Aparición de la Virgen”  Santiago Martín. Persecución a la Iglesia en el final de los tiempos.
  • “Bizancio” Stephen Lawhead. El viaje de un monje irlandés a Bizancio: dudas, seducción del mundo, conversión.

No podía dejar de comentar las novelas de Ediciones Trébedes (benefactora de esta página):

  • “Los libertadores” Gerardo López Laguna. Novela de estilo fantástico y muy apropiada para el público juvenil, sobre la lucha por la libertad exterior e interior.
  • “No te daré mi voto” Miguel Ángel Martínez. Sobre la moral pública y privada, la conciencia y la vida política.
  • “Invierno bajo la estrella del norte” Santiago Osácar. Una bonita historia del encuentro con Dios a través de la naturaleza. Próximamente a la venta.

Lo dicho, podéis usar los comentarios para enriquecer la lista.

Celebramos la Pascua del Señor

la foto

Para que puedas acompañarnos estos días, estés dónde estés, te vamos a ir dejando las charlas y homilías de estos días:

– Jueves Santo, primera charla. “Estos son días santos”
– Jueves Santo, segunda charla. “Preparación de los oficios: La cena del Señor”
– Jueves Santo, homilía. “Hoy celebramos esa misma Cena”
 
Viernes Santo, primera charla. “El sentido del sufrimiento”
– Viernes Santo, segunda charla. “El sufrimiento de Cristo”
– Viernes Santo, homilía. “Tengo sed de Dios”
 
Sábado Santo, charla. “Qué significa que Cristo ha resucitado”
– Vigilia Pascual, homilía.”El resucitado actúa en nosotros”
 
¡Feliz Pascua a todos!
 
Vídeo

Ya llega la Semana de Pascua

Nos preparamos para el encuentro con Cristo resucitado, vencedor de la muerte después de cargar con la historia y el peso de nuestros pecados.

[jwplayer mediaid=”98″]

Si quieres acompañarnos, estamos en el Seminario Menor de Toledo, este año abrimos nuestras puertas para las charlas y los oficios. Consulta el siguiente enlace para ver las horas de apertura.

Pascua Oasis 2014 horario

Pedimos donativos para una beca de estudios en Perú

Lurín - PerúDesde la parroquia de María Inmaculada en Lurín (Perú) nos piden ayuda para dotar económicamente varias becas de estudios.

Lurín es una ciudad en las cercanías de Lima que ha crecido mucho en los últimos años, recogiendo población que huye de la miseria de las montañas para buscar una vida mejor en las ciudades. Así se han extendido grandes barrios de viviendas paupérrimas en las que se concentran miles de personas con recursos muy escasos. El futuro bienestar de estas familias depende fundamentalmente de las posibilidades de las jóvenes generaciones.

Muchos chicos y chicas con capacidades, no pueden prepararse para el ingreso a la universidad, ni pagar posteriormente los estudios. La parroquia de María Inmaculada, a través de la hermana Patricia, se ofrece para administrar las ayudas a los estudiantes, ofrecerles un seguimiento personal y ayudarles a resolver los problemas que van encontrando en su formación. Nos piden ayuda económica. Un curso universitario tiene un coste aproximado de 700 euros.

Desde el grupo Oasis vamos a recoger donativos y vamos a designar una persona que haga el seguimiento de cada una de las becas que podamos sufragar, favoreciendo la comunicación con el alumno becado y con la familias donantes que lo pidan, porque creemos firmemente que lo mejor de la ayuda es el trato y el conocimiento personal.

Podéis ingresar vuestros donativos en la cuenta corriente del grupo Oasis:

  • Titular: Asoc. Cultural Nuevo Sol
  • IBAN: ES46 2105 0125 12 1240012859
  • BIC: CECAESMM105
  • Concepto: Beca Perú 2014

Los donantes que deseen seguir informados de la marcha de la beca, deben enviar un correo a la dirección info@nuevosol.org, indicando sus datos de contacto.

Los donantes residentes en España que deseen desgravar sus donativos deben enviar a la dirección info@nuevosol.org el resguardo de su donativo con los siguientes datos adicionales:

  • Nombre completo
  • Dirección postal
  • NIF (número de identificación fiscal)

Recogeremos dinero hasta finales de marzo. Gracias por vuestra generosidad.

Necesitamos sacerdotes santos

Necesitamos sacerdotes santos para que el pueblo de Dios sea santo. Compartimos con todos vosotros esta ponencia realizada por Félix del Valle en el Congreso Internacional san Juan de Ávila, doctor de la Iglesia, el 27 de abril de 2013.