Adios Susana….¡¡hasta el cielo!!

Y…se fue de puntillas sin hacer ruido, con el corazón lleno de amor y ternura que había ido almacenando a lo largo de su vida.
Agradecemos a Dios el haber compartido contigo, querida Susana, un pedacito de tu vida, el haberte conocido ha sido un regalo inmenso que no podremos olvidar.
Y… tomaste la lámpara encendida y entraste en el banquete de bodas… estabas preparada esperando la llamada de Dios. Tu vida no ha terminado con la vida en la tierra, ahora tu vida es eterna y como seguro que estarás muy cerquita de Dios te pido que desde el cielo intercedas por tu familia y por todos nosotros que seguimos caminando deseosos de encontrarnos contigo en la eternidad.
Adios Susana….¡¡hasta el cielo!! Marisol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *