Archivo mensual: octubre 2015

Orar con los cantos de Taizé

El fenómeno de la comunidad de Taizé no podría entenderse sin la música, un elemento de capital importancia para la participación de los peregrinos en la oración. Cientos de personas se sienten atraídos pos los cantos de Taizé, una peculiar forma de rezar que llena de belleza y profundidad la experiencia de la oración común. El presente video explica cómo y porqué surgieron dichos cantos, alternando naracción, testimonios y entrevistas, entre las que se destacan las de Olivier Clément, el padre Joseph Gelineau y el mismo hermano Roger.

Para la comunidad de Taizé, la búsqueda de nuevos cantos y de palabras que puedan llegar al corazón de los jóvenes es permanente. En manos de un buen compositor, textos que se escribieron hace más de mil años, cobran actualidad y se convierten en aliento de vida en la oración. Gracias a ello, hoy se pueden escuchar las canciones de Taizé no sólo en Europa y Norteamérica, sino también en los suburbios de Nairobi o en remotas aldeas de la India.

“Atrévete a rezar
Atrévete a cantar a Cristo,
hasta la alegría serena.
Por el Espírituo Santo,
Cristo reza en ti,
más de lo que tú te imaginas”

Hermano Roger

 

“El padre Elías. Un apocalipsis” de Michael D. O’Brien

Michael D. O'Brien

El apocalipsis del presente

La trama de esta novela está empapada de una idea muy original,  la interpretación del Apocalipsis como “la batalla real contra el espíritu del mal (que) viene desarrollándose desde los comienzos de la historia humana y continúa, ininterrumpida, hasta nuestros días“. Por tanto, los hechos que relata el último libro de la Biblia no son cosas que vayan a ocurrir, son cosas que están ocurriendo: “Ha habido muchos apocalipsis desde los tiempos de Jesús: los reinados de Nerón, de Hitler y de Stalin, por ejemplo.” La novela nos describe la lucha con el mal en un escenario comtemporáneo, una lucha a cuerpo entre el poder del mal y el poder de la gracia que se desarrolla en la sociedad y en el corazón de las personas. No es una novela para corazones débiles. El protagonista, el padre Elías, debe enfrentarse a un importante dirigente mundial que se prefigura como un nuevo Anticristo con el objetivo de anunciarle el evangelio y luchar por su alma. La lucha debe realizarse con armas sobrenaturales: “Para vencer el mal, no podemos utilizar las armas del mal. Hacer eso, aunque fuera en defensa del bien, representaría una doble derrota.” La principal arma del enemigo es el miedo: “Las experiencias por las que ha pasado la humanidad durante más de un siglo no hacen nada por reforzar la confianza. Nuestra época es, por encima de todo, la era del miedo“, mientras que el arma de los santos es la paciencia y la cruz. La novela fue pubicada originalmente en 1996 y encontraremos en ella un montón de referencias a temas muy actuales que no dejan de producir cierto escalofrío: “El apocalipsis del presente irradia una sensación de normalidad. Vivimos dentro de él“. Pero el protagonista de la novela no es el enemigo, el protagonista es el padre Elías, que debe luchar desde sus muchas limitaciones: “¿Quién es santo? ¿Aquel que obedece a Dios en su debilidad, o aquel que pide poseer todas las virtudes más admirables antes de entregarse a su empresa“, apoyándose en la esperanza sobrenatural: “Él no recompensa por los éxitos, sino por la paciencia y las dificultades sufridas en su nombre“. Una lectura trepidante, con acción, pensamiento y continuas sorpresas en el argumento, pero, como dijimos antes, no recomendable para corazones débiles. La entrada “El padre Elías. Un apocalipsis” de Michael D. O’Brien aparece primero en Ediciones Trébedes.

“El padre Elías. Un apocalipsis” de Michael D. O’Brien

Michael D. O'Brien

El apocalipsis del presente

La trama de esta novela está empapada de una idea muy original,  la interpretación del Apocalipsis como “la batalla real contra el espíritu del mal (que) viene desarrollándose desde los comienzos de la historia humana y continúa, ininterrumpida, hasta nuestros días“. Por tanto, los hechos que relata el último libro de la Biblia no son cosas que vayan a ocurrir, son cosas que están ocurriendo:

Ha habido muchos apocalipsis desde los tiempos de Jesús: los reinados de Nerón, de Hitler y de Stalin, por ejemplo.

La novela nos describe la lucha con el mal en un escenario comtemporáneo, una lucha a cuerpo entre el poder del mal y el poder de la gracia que se desarrolla en la sociedad y en el corazón de las personas.

No es una novela para corazones débiles. El protagonista, el padre Elías, debe enfrentarse a un importante dirigente mundial que se prefigura como un nuevo Anticristo con el objetivo de anunciarle el evangelio y luchar por su alma. La lucha debe realizarse con armas sobrenaturales:

Para vencer el mal, no podemos utilizar las armas del mal. Hacer eso, aunque fuera en defensa del bien, representaría una doble derrota.

La principal arma del enemigo es el miedo: “Las experiencias por las que ha pasado la humanidad durante más de un siglo no hacen nada por reforzar la confianza. Nuestra época es, por encima de todo, la era del miedo“, mientras que el arma de los santos es la paciencia y la cruz.

La novela fue pubicada originalmente en 1996 y encontraremos en ella un montón de referencias a temas muy actuales que no dejan de producir cierto escalofrío: “El apocalipsis del presente irradia una sensación de normalidad. Vivimos dentro de él“.

Pero el protagonista de la novela no es el enemigo, el protagonista es el padre Elías, que debe luchar desde sus muchas limitaciones: “¿Quién es santo? ¿Aquel que obedece a Dios en su debilidad, o aquel que pide poseer todas las virtudes más admirables antes de entregarse a su empresa“, apoyándose en la esperanza sobrenatural: “Él no recompensa por los éxitos, sino por la paciencia y las dificultades sufridas en su nombre“.

Una lectura trepidante, con acción, pensamiento y continuas sorpresas en el argumento, pero, como dijimos antes, no recomendable para corazones débiles.

La entrada “El padre Elías. Un apocalipsis” de Michael D. O’Brien aparece primero en Ediciones Trébedes.

La crisis de los refugiados en Europa

refugiadosSe trata de uno de los problemas que más polémica está generando. No sólo es una cuestión delicada y compleja sino que además nos toca directamente como hombres y, especialmente, como cristianos. Simplemente quería presentaros una serie de enlaces para que tengamos distintas perspectivas del problema y algunas guías para reflexionar.

En primer lugar traigo las palabras del Papa para que meditemos sobre ellas antes de meternos con los datos, opiniones y testimonios:https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-mensaje-del-papa-para-la-jornada-mundial-del-emigrante-y-del-refugiado-36218/ .

Os presentaré ahora algo de lo que se dice en la red de redes: hay que tomarlo con mucha cautela.

¿Refugiados o emigrantes?
Obviamente sean lo que sean hay que atenderlos y ayudarlos, pero lo que me llamó la atención en las primeras imágenes que salieron en prensa y en la tele que la mayoría eran hombres y jóvenes. Las propias Naciones Unidas (que no es mi fuente de información favorita) reconocen que la mayoría son hombres jóvenes (http://data.unhcr.org/mediterranean/regional.php ): nada menos que el 72%. Ése no es precisamente el perfil del refugiado, sino el del emigrante. Hay que ayudarlos, pero no son gente cuya vida corra peligro inmediato si vuelven a sus lugares de origen. Hay que decir además que ese lugar de origen no es en todos los casos Siria o Irak.

Problemas en los centros de acogida
Se están produciendo problemas en los centros de refugiados en Alemania. Lo último es un reportaje publicado por Die Welt en el que se denuncia el mal trato de los refugiados musulmanes hacia los cristianos y los yazidíes, se ha dado incluso el caso de una familia de cristianos que se volvió al Kurdistán Iraquí donde se sentían más seguros (http://www.religionenlibertad.com/los-islamistas-mandan-entre-los-refugiados-en-alemania-y-amenazan-y-45173.htm).

Ya se habían producido conflictos y amenazas en algunos centros en Suecia. El diario Dala-Demokraten había denunciado que están llegando emigrantes a los que se les ha prometido en sus países de origen que en Suecia tendrán sueldo, vivienda gratis y una “belleza nórdica rubia”.  Exigencias que están en línea con las que cuenta una traductora voluntaria en el siguiente enlace http://www.religionenlibertad.com/encuentros-decepcionantes-con-los-refugiados-experiencia-de-una-joven-45126.htm , o con la noticia de los emigrantes que en Macedonia rechazaban la comida de la Cruz Roja por llevar una Cruz Roja. Supongo que habrá de todo y que se tiende a hablar de los casos más exagerados, pero…

Oportunidades de evangelización
Evidentemente los refugiados/emigrantes pueden ser un suelo fértil para la evangelización, si predicamos con obras y palabras. He visto en varias noticias referencias a una parroquia (luterana) en Berlín en la que se estarían produciendo muchas conversiones (https://www.aceprensa.com/articles/alemania-conversion-real-o-facilidad-de-asilo/ ), aunque no es algo propio de esta crisis y en muchas fuentes se pone en duda la sinceridad de los conversos (recordemos que el Corán reconoce que es legítimo fingir la conversión y engañar a los infieles, es la Taqiyya de la Sura 3-28 que no hay que confundir con el armarito donde dejamos nuestras cosas en el gimnasio).

Lobos entre las ovejas
Otro aspecto muy preocupante que las autoridades comunitarias se resisten a aceptar… o a comunicarnos es que entre la masa de emigrantes/refugiados están entrando incluso terroristas. El Sunday Express denunciaba que eran unos 4.000 los que habían entrado ya (http://www.express.co.uk/news/world/555434/Islamic-State-ISIS-Smuggler-THOUSANDS-Extremists-into-Europe-Refugees ), podemos dudar de la fiabilidad de esa afirmación en cuanto al número, pero lo cierto es que ya ha habido detenciones en Bulgaria (http://www.gaceta.es/noticias/detenidos-cinco-yihadistas-camuflados-refugiados-bulgaria-07092015-1916 ). Además no hace falta ser analista de la CIA para darse cuenta de que semejante avalancha de gente saltándose fronteras es un imán para cualquier organización terrorista o de delincuentes comunes que quiera infiltrarse en Europa.

¿Y sus hermanos musulmanes?
Por último hablaré de la actitud de las monarquías del golfo que no acogen refugiados (http://www.religionenlibertad.com/insolidaridad-arabe-y-musulmana-con-los-refugiados-y-migrantes-economicos-44770.htm) pero financian la construcción de mezquitas wahabitas (cercanas al ISIS) en Europa para atender a los emigrantes. Creo que las autoridades están cerrando los ojos ante un potencial fuente de problemas. Las mezquitas wahabitas han sido tradicionalmente el lugar de reclutamiento de terroristas.

Otro dato importante es que también en el Corán se reconoce a la migración como una manera de hacer la guerra santa y agregar tierras al islam, Sura 9-20.

Muy interesante este artículo de un musulmán “invitando” al Papa a convertirse al Islam, que os recomiendo leáis, (http://cnnespanol.cnn.com/2015/09/08/me-gustaria-invitar-al-papa-francisco-a-convertirse-al-islam/)... No es que invite al Papa realmente a hacerse musulmán, sino que compara la actitud de los líderes islámicos con la de los europeos y, especialmente, la del Papa.

¿Cómo solucionar este problema?
Evidentemente el problema habría que resolverlo en el país de origen de esta gente, cualquier otra cosa sería trasladarlo de sitio. Un tal Riccardo Cascioli escribía en un artículo en La Bussola Quotidiana que «Es un poco hipócrita conmoverse por los prófugos después de no haber hecho nada por detener la guerra, dándole una contribución decisiva. Y es hipócrita erigirse en juez moral si no se interroga seriamente sobre cómo acabarla. También porque los verdaderos “desesperados” son aquellos que todavía están ahí, que no tienen ni dinero ni medios para escapar, y que viven cada día bajo las bombas y el sonido de las metrallas. Mientras ayudamos a cuantos han logrado llegar a Europa, pensemos en cómo cesar rápidamente el infierno para sus connacionales menos afortunados» (cf. «Profughi siriani in Germania, la realtà nascosta», 07.09.2015)

Supongo que esto implica que deberíamos ser un poco más astutos, sin dejar de ser solidarios con los emigrantes de cualquier religión (http://www.religionenlibertad.com/exodo-masivo-actual-hacia-europa-amenaza-o-drama-humano-44762.htm ). No dejarnos llevar ni por la dureza de corazón, ni por la estupidez políticamente correcta. Aquí lo dejo para la reflexión de cada uno (tal vez priorizar a los realmente perseguidos, cristianos y yazidíes, entre los que acojamos en nuestras parroquias y diócesis…), ahora se trata de discernir cada uno lo que debemos hacer en conciencia.